viernes, 19 de octubre de 2012

Tritón – Tritón (1985 – Chapa Discos)




Hoy os traigo otro de mis vinilos preferidos y una de las joyas del rock español. Se trata del único disco de la banda madrileña Tritón, editado en la época en el que el rock era el lenguaje de la calle.

Ellos mismos se presentan en su tema homónimo:

Con el viento y la tempestad
Desde las tinieblas a la luz
Se habla de que llegará
Un amanecer, bajo el signo de un nuevo sol…
Su nombre es Tritón

El primer premio de la categoría de rock duro del 5º Festival Rock Villa de Madrid, edición de 1982va a parar a una nueva banda madrileña llamada Tritón. Fue el primer año en el que hay segregación de estilos estableciéndose tres premios: jazz-rock, rock duro y pop-rock. Las otras dos categoría fueron a parar a Arco Iris y a Derribos Arias, respectivamente. Resulta anecdótico que en el disco compartido editado por el Ayuntamento de Madrid, las tres bandas ganadoras graban cada una solamente una canción, en el caso de Tritón un tema inolvidable dedicado a Hendrix de título “Un loco maravilloso” -que curiosamente no formó parte de LP de la banda-, y  grupos finalistas como Tálamo y La UVI, grabaran dos temas cada uno.

Tras la marcha de José Castañosa “Lili” a Sangre Azul,  fichan por Chapa Discos y, capitaneados por Javier Mira, en febrero de 1985 entran, como todas las bandas con su primer trabajo llenos de ilusión y sueños, en los estudios Musigrama para grabar, sin saberlo, su único disco, para mi uno de los mejores del heavy metal ochentero español.

Pese a ser una formación con oficio, ganar un Villa, tener un potente sonido y voz,  y contar con el beneplácito de la peña madrileña, lo que le hace girar ese mismo año con Barón Rojo, Santa y Goliath, participar en el mítico concierto del paseo de Camoens en el San Isidro, o  telonear a Saxon en el Pabellón del Real Madrid, no tienen el apoyo de la industria y el disco no funciona, no se vende, lo que lo ha convertido en la actualidad en una pieza de culto buscado por los coleccionistas del rock español de los 80.

Tras tanta actividad en directo y con material para grabar un nuevo disco, Chapa les cierra las puertas y la banda se separa, buscándose sus componentes la vida en la música. Creo recordar que Máximo González y José Luis Aragón recalaron años después y durante un tiempo en Barón Rojo, Enrique Castañeda en Niágara, y Javier Mira en Geyser, Punto de Mira o Vudú, marcándose en este 2012 en solitario un nuevo disco: “Arañando mi corazón”.

En la selección videomusical y como muestra del buen hacer de la banda y su excelente sonido, varias perlas de dos en dos

Dos temas que no entraron en el disco, y la verdad no entiendo el porqué no, cuando éste sólo tiene ocho cortes: “Ese loco maravillos”, o sea Hendrix, y “Lizza”, la cara B de su primer single. 

Dos de las mejores canciones del larga duración: “Viejos Locos” y “Principio y Fin”, ambos grabados en el concierto de San Isidro de 1985. 

Y dos versiones de “Sin control”, otro de los temas del LP. Una con motivo de su aparición en el programa Tocata de TVE, y otra en la reunión de la banda que tuvo lugar en las navidades de 2010 para celebrar su 25 aniversario.

Pero aún hay más. Para rematar la velada, “Esclavos de tu fe”, un tema inédito que tampoco entró en este disco, y que Javier Mira rescató en su día para goce y disfrute de todos los fans de la banda.

Buen finde. Salud y R&R.

Esta entrada también se publica en la Comunidad del #FFVinilo.

Tritón:

José Luis Aragón, bajo.
Máximo González, voz.
Javier Mira, guitarra.
Enrique Castañeda, teclados
Manolo Caño, batería.

Temas:
Cara A:
1. A tope de amor y lujo.
2. Ni un duro por ti.
3. Tritón.
4. Sin control

Cara B:
5. Sangre y sudor.
6. Tienes feeling.
7. Principio y fin.
8. Viejos locos.
















viernes, 12 de octubre de 2012

Iron Maiden - The Number of the Beast (1982 - EMI)





Sin lugar a dudas, The Number of the Beast es uno de los mejores discos del Heavy Metal, de la NWOBHM, o del ROCK en mayúsculas.

Aunque es uno de los LP que más acaricia la aguja del mi tocadiscos, me daba cosa traerlo aquí, qué decir de él que no se haya dicho o escrito ya. Este último motivo es  por el que me he decidido, y no por leer una crítica del tercer disco de los Iron Maiden, el primero con Bruce Dickinson, en una revista, portal o blog especializado. Para mi fue una sorpresa leer este pasado verano una crítica del disco en una novela.

Siempre llevo en rueda una o dos. Me encantan las de taraos en serie, abogados y juicios, que no es el caso. Pero es en verano, o más concretamente en las vacaciones de verano, cuando hago acopio de ellas para devorarlas tumbarrao, como dicen en mi pueblo, sobre la arena de una de las hermosas playas gaditanas.

Una de las lecturas que tenía pendiente era La flaqueza de los bolcheviques, de Lorenzo Silva, autor que ya había pasado por mis manos en varias ocasiones, y que, por supuesto, recomiendo.




La historia comienza muy heavy, por ello me enganchó rápidamente, cuando el protagonista tiene un accidente mientras en la cassette del coche suena el "Breaking the Law" de los Judas Priest, ello no quita para luego ponerlos a parir, pero eso es otra historia. En un momento dado, se hace una reflexión sobre oir y escuchar música, reduciendo toda la historia de la música que, por otra parte, cubre de sobra las necesidades del protagonista a escuchar: "Upstairs at Eric’s" de Yazoo, "The Number of the Beastde Iron Maiden, y Schubert,  relatando las razones de la elección. Las que le asisten para elegir el disco de los Maiden son:

“… Aunque me limito a este título, admito que en la dos primeras obras de Iron Maiden (Iron Maiden y Killers) ya se apuntan los recursos que les permitirían coronar sus carrera en momento tan temprano. Por mí, todo lo que han hecho después podrían habérselo ahorrado como músicos (comprendo, no obstante, que tiene que dar de comer a sus familias). Ya fue premonitorio que la última pieza del disco, "Hallowed Be Thy Name", fuera el lamento de un condenado a muerte. Es innegable que ninguna de las demás canciones iguala la perfección de esa última, en cuyos escasos minutos el heavy metal alcanza, para no recuperarlo ya nunca, el dominio absoluto de los más altos misterios. Personalmente, sin embargo, siempre he tenido debilidad por "22 Acacia Avenue (The continuing story of Charlotte the Harlot)", la mejor historia romántica que nunca se haya contado con fondo de batería y bajo discontinuo. Alguna tarde he bajado el Paseo de las Acacias que hay en Madrid pensando en Charlotte, a quien puedes ir a ver, según Iron Maiden, siempre que te sientas hundido y sin compañía, que es el estado más frecuente y menos inestable del hombre moderno.”

Sin duda alguna de ellas grandes razones, no exentas de alguna polémica, que no comparto y que espero se reavive a lo largo de la semana en los comentarios del blog, para leer y escuchar las dos propuestas literatomusicales que hoy os propongo. Tiempo hay para ello en este super fin de semana.

Os dejo, como no podía ser de otra forma con "22 Acacia Avenue" y con la entrevista que en 1983 el gran Ángel Casas hizo a Bruce Dickinson para Musical Express, programa musical, de los que lamentablemente ya no existen, del que no me perdía ni un segundo cuando era un chaval.

Buen finde. Salud e Iron Maiden.