viernes, 22 de febrero de 2013

Marshall Monroe – Lujo y Pasión (1987 – Avispa)


Hoy os recomiendo otro de esos discos a los que les tengo un aprecio especial. En primer lugar porque es todo un señor disco, el único de un excelente grupo español, y por último, y no por ello menos importante, porque tras años de búsqueda, escuchándolo mientras tanto en una vieja cassette negra y amarilla marca basf de 60, por fin logré pillarlo en vinilo para su disfrute. Todo un logro personal.

Marshall Monroe, nombre originado de la combinación de la marca de amplificadores Marshall y del apellido Monroe (de la Marilyn, por supuesto), fue una banda madrileña en la onda del AOR americano, cuyo primer reconocimiento importante fue el de quedar segundos nada menos que en el apartado de Rock Duro del “Villa”. En concreto en su edición de 1986, quedando por detrás de Polvo Blanco y por delante de Shazan. Ser finalistas les permitió grabar un single con dos temas: “No te detengas” y “Solo tu me haces sentir”.

Tras varios conciertos, cambios en la formación y la imposibilidad de fichar por una discográfica, la propia banda, confiada de sus posibilidades, junto con la aportación de Luis Calleja, financia la grabación de nueve temas. Así, en agosto de 1987, Juanjo Melero a la guitarra, Jorge Fontecha a la voz, Luis J. Perona al bajo, Carlos Abad a los teclados y José Manuel Fernández a la batería –fundador del grupo junto con Benjamín Albiñana, que lo había abandonado un año atrás-, se encierran en los estudios Kiros de Madrid para grabar: “Lujo y Pasión”.



Finalmente es Avispa quienes sin mucho interés, les comercializa el disco. Con total carencia de promoción, la ventas del disco, como es de imaginar, son escasas. Una lástima.

Hard rock melódico con cardados, mallas ajustadas, guitarras, teclados, estribillos pegadizos, coros por doquier y letras con único mensaje: amor ¿o sexo? Sólo el tema “Hiroshima” con su intro instrumental “B-29” rompe la pauta. Recordad que aún estaba fresca la celebración del referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN y el tema del pacifismo estaba de moda.

Otro de los alicientes del álbum son sus colaboraciones.  La guitarra de Jero Ramiro y la voz de Miguel Oñate suenan en “Solo tu me haces sentir”, sin duda uno de los mejores temas del disco. Pepe Moreno se marca un solo de saxo en otro de los temas destacables, la balada “Siempre en mi”. Completan el póker de ases: “Voy por ti”, “Amor en la noche” y la propia “Hiroshima”.

Resulta curioso que pese a tener dos temas más: “No te detengas” que se publicó en el single del Villa de Madrid, y “Lujo y Pasión”, que da título al álbum, no fueran incluidos en el mismo.

La salida de Juanjo Melero, excelente músico y compositor, para ir a Sangre Azul supone un palo para el grupo, el principio del fin. A pesar de que ya tenían grabada un maqueta para un segundo álbum con tres temas cantados en inglés: "Radio", "All tonight" y "Hunter" (temas incluidos en la reedición de “Lujo y Pasión” realizada en el 2008 por Leyenda Records, con material adicional), lo que indicaba ganas de continuidad y un cambio de rumbo en el sonido de la banda con la posibilidad de  internacionalización, en 1989 deciden separarse como Marshall Monroe y con los restos desarrollar un nuevo proyecto: Danger.
El disco está dedicado por la banda a la memoria de Jorge M. Garcia Barona (1961-87), es de justicia mencionar este detalle.

Amig@s un disco 100% recomendable para animar los fríos fines de semana de invierno como el que nos espera. Sed felices.

Temas

Cara A:
1. Voy por ti
2. Solo amor
3. Amor en la noche
4. Solo tu me haces sentir

Cara B:
5. Por ti, por mi
6. B -29
7. Hiroshima
8. Siempre en mi
9. No habrá final

Voy a por ti
Solo amor
Amor en la noche
Solo tu me haces sentir
Por ti, por mi
B-92 + Hiroshima
Siempre en mi
No habrá final


lunes, 18 de febrero de 2013

Los programas musicales de los 80

 
 
No sé dónde lei el otro día que “cada minuto, se suben a youtube 60 horas de vídeo”. Seguro que un buen tanto por ciento de esas horas son contenidos musicales, y eso, por nuestra parte, es de agradecer. Esta plataforma sirve para mostrar a la generación inmediata las producciones de artistas y grupos consagrados, las de ya caducos, o las de nuevos talentos,  que buscan un minuto de gloria y de los que no voy a poner ejemplos. Otra historia es la calidad. Parafraseando a Voltaire, “si no existiera youtube habría que inventarlo”, así lo pienso como consumidor al encontrar un filón para ver y escuchar música, y así debe pensarlo la industria musical que ha encontrado una forma de promoción y obtención de nuevos ingresos.

Pero de entre todas las posibilidades que ofrece este monstruo audiovisual, hoy me quedo con la de poder volver a disfrutar de aquellos programas musicales de los ochenta con los que poníamos caras, imagen y sonido a los artistas y grupos, y por donde pasaba la crème de la crème del negocio musical.

De antemano os comento que veo poca televisión, y que no estoy muy puesto en los programas musicales, digamos con “tintes periodísticos”, que se emiten actualmente en las tropecientas cadenas, ya que de los concursos o los de “variedades” directamente paso. Prefiero internet y las redes sociales. Lo poco que veo, cuando me entero de su emisión, son documentales y conciertos. Pero si se nos pasan, precisamente no se programan a horas de máxima audiencia, no hay problema. En cualquier dispositivo, a cualquier hora y en cualquier lugar está youtube. El mismo lugar donde están disponibles, bien completos o por actuaciones o entrevistas, aquellos programas musicales, que hoy se han convertido en un extraordinario material audiovisual y en recursos imprescindible para blogueros y usuarios de las redes sociales.

Los sábados por la tarde en la primera cadena estaba la vídeo-revista Aplauso (1978-1983 TVE1), un popurrí musical orientado al público más joven, presentado por Fradejas, Silvia Tortosa y Nacho Logan. Por su plató y en riguroso playback (una pena ver mover la boca a tu artista preferido, en fin), eran capaz de pasar en la misma tarde los ACDC, con última actuación televisiva de Bon Scott, a continuación Los Pecos, hacer un concurso de baile y rematar con una jota manchega. Hacer mención a aquel programa Especial Heavy Metal de 1982 en el que participaron bien desde el plató o mediante video de sus conciertos en España, desde Ted Nugent, ACDC (v), Barón Rojo, Iron Maiden (v), Meat Loaf (incluida presentación por parte de Mariscal Romero y Ricardo Gallego, el futbolista del Real Madrid), Van Halen, Obús o Thin Lizzy, y cuyos vídeos no os será muy difícil encontrar. No os perdáis en segundo vídeo de más abajo, el primero es de varias de las cabeceras del programa, las presentaciones del especial por parte de Fradejas y Nacho tras la cabecera del programa (3,10 m.) y la actuación de Ted Nugent tocando "Land of 1000 dances".
 
 
 
 
 
 


 
Por la emisión de una oferta musical más acorde con mis gustos, menos comerciales,  más imaginativos y con propuestas musicales más arriesgadas, estaban Popgrama (1977-1981), con Carlos Tena, Ramón Trecet, Ángel Casas, Diego Manrique o Paco de la Fuente, y, sobre todo, el Musical Express (1980-1983) de Ángel Casas, ambos en la segunda cadena de TVE.

De Popgrama recuerdo flashes de sus primeros años y sobre todo los programas de los ochenta. Memorables los comentarios sarcásticos e irónicos de Carlos Tena, esos reportajes y esas entrevistas provocadoras a artistas internacionales que pasaban de gira por España como Queen o Bob Marley, acompañadas de sus correspondiente vídeo, las actuaciones de Triana (que ya se ha pasado por aquí), Ñu (con Rosendo, no os perdáis la entrevista que os dejo aquí abajo) o Iceberg, o los especiales dedicados a los Stones o al concierto homenaje a Canito celebrado en la Escuela de Caminos.

 


 
 
 
 
De Musical Express, alucinaba con los comentarios tan personales y la forma de abordar las entrevistas que Ángel Casas, con ese peculiar acento, realizaba a grupos y artistas nacionales e internaciones, algunas de ellas casi imposibles como las hechas a Poch de Derribos Árias, Barón Rojo o la que le hizo -con corbata y americana- a un jovencísimo Bruce Dickinson recién llegado a los Maiden. No desmerecían esas intensas actuaciones en directo como las de Ramones, Smash (con la formación original en el especial “Rock con Raíces”), Leño, Los Suaves, los Parálisis Permanente, grabada tres meses antes de la muerte de Eduardo Benavente, ni los programas especiales como el dedicado a los Doors.

 
 
 
 
 

 
Otro de mis preferidos, por su carga social y cultural, su estructura, por la conducción del programa por parte de Paloma Chamorro y por los pollos que montaba la basca, era la Edad de Oro (1983-1985 TVE2). Creo que se emitía los martes por la noche. A un ritmo frenético, compaginaba entrevistas con actuaciones musicales y reportajes. Si eras o querías ser alguien en la Movida tenías que salir en la Edad de Oro. Pero también una gran parte del aliciente del programa residía en las intervenciones  de los artistas internacionales invitados al programa. Díficil escoger de entre todos ellos. Me he decidido por los cortes de dos viejos amigos: John Cale y Lou Reed. Este último un especial con entrevista y concierto en Barcelona, incluída al principio la cabecera y la sintonia del programa.

 
 

 
 

 
Tocata (1983-1987 TVE1), presentado por José Antonio Abellán, que al igual que me pasaba con Aplauso no me iba del todo, pero había que estar ahí viéndolo ya que casi en cada programa caía un buen videoclip -ya habían “matado a la estrella de la radio”-, una interesante entrevista, o una de esas actuaciones de algún grupo roquero o jevi que mereciera la pena, con su puesta en escena como de concierto en la que los componentes exageraba actitud y movimientos. Por Tocata desfilaron: Leño, Iron Maiden, Europe, Status Quo, Obús, Rosendo, Leño, Luz Casal, Coz, Ángeles del Infierno, Panzer, Banzai, Ñu, Evo, Sangre Azul, Tritón, Zero, Santa, Osiris, Tigres, Goliath, Rosa Negra o Sable, cuyas actuaciones, por supuesto, tenéis al alcance de dos clics en youtube.

 



 

A lo largo de la década hubo más programas: Música Maestro, ¿Pop qué?, Pista Libre, Caja de Ritmos (acordaros la que se lió con la actuación de Las Vulpes) o el Auambabuluba Balanbambu, todos ellos de la mano de Carlos Tena; el nostálgico ¿Qué noche la de aquel año? presentado por Miguel Ríos; A Tope, Número 1, Rockopop, Música Golfa, Plastic o la Bola de Cristal, que aunque no era un programa eminentemente musical en todas sus secciones (los electroduendes, el librovisor, la banda magnética y la cuarta parte) siempre había espacio para clavar un video de producción propia o una actuación. Nunca supe si era un programa que trataba a los niños como adultos o a los adultos como niños.

A partir de 1990 llegaron las televisiones privadas, los canales temáticos, las plataformas digitales e internet. Pero son otras décadas, otras historias y otros recuerdos.
 



viernes, 15 de febrero de 2013

Goliath – Goliath (1985 – Chapa)


 
Tanto el vinilo como la formación de hoy, comparten la misma historia que varias que ya han pasado -no será la última- por este barrio: banda heavy de los ochenta que se forma, sacan un buen disco al mercado, gira, problemas internos y de promoción, disolución e integración de sus miembros -hoy curtidos en mil batallas- en otros o en nuevos grupos. Un corto pero intenso recorrido.

Tras diversos cambios, Goliath, nombre anglosajón que hace referencia al gigante bíblico (en castellano Goliat), se consolida con Javier Ponce (guitarra), Ángel Arias (bajo) -ambos fundadores de la banda-, Luis Pulido (cantante), Alberto Hernando (batería), Enrique Beltrán (guitarra) y José Barta (teclados). El sexteto madrileño empieza a rodar y su sonido gusta a pesar de su juventud e inexperiencia. Conocidos de Carlos de Castro, Javier incluso trabaja con los Barones, le pasan una maqueta y éste la presenta a Chapa. En octubre de 1984, Goliath graba en los estudios Sonoland del foro, su primer y único legado.

 
Pese al irregular sonido de grabación, de inicio a fin estamos ante un disco de heavy español de toda la vida, que no pierde intensidad en ningún momento y en el que se mezclan las buenas ideas y la frescura de una nueva banda, con la potencia y agresividad, que se presume al metal, sin que ello suponga pérdida de calidad en ninguno de sus temas. Destacar “Drácula”, la balada “Música” y sobre todo “La fuerza del rock”, versionado años más tarde por Lujuria.

La estética y nuevos sonidos metálicos que venían principalmente de los States estaban calando y el heavy nacional necesitaba de nuevas caras ya que empezaban a decaer las ventas. Por ello la discográfica quiere lanzar nuevas propuestas, sangre fresca, y los promocionó en un primer momento. Radio, televisión (al menos en Tocata) y gira con Barón Rojo, junto a Santa y Tritón, incluida actuación ante 200.000 almas jevis, en el mítico concierto del 14 de mayo de 1985 (fiestas de San Isidro de Madrid) en el Paseo de Camoens, del que ya hemos hecho alusión en alguna entrada. La vida les sonreía y había que aprovechar las oportunidades.


Pero al año, más o menos, empiezan los problemas. El apoyo de la compañía disminuye, hay movida con cambio de cantante, algunos miembros quieren tomar derroteros musicales distintos a los iniciales…, total que algunos abandonan la banda para integrarse en otras, y el resto, es decir Javier y Enrique, se transforman en Júpiter

Todo un clásico altamente recomendable, que si lo estáis descubriendo podéis escuchar enterito en youtube, que al cabo de más de 30 años se ha convertido en una pieza de culto muy buscada entre los que gustamos del rock de los ochenta.

Os dejo dos vídeos. La actuación de Goliath en Tocata en el que sonaron "Reaccionar" y "Drácula", y un curisos videoclip de transición entre Goliath (ver forillo del escenario), con Narci López de cantante, y Júpiter, en el que la banda toca el tema "Suspendió en amor", que bien podría haber sido un adelanto del nuevo trabajo que nunca fue, y que en el primer disco de Júpiter se tituló "Suspenso de amor".

Valga esta entrada como recuerdo a Javier Ponce, fallecido en el año 2003.

Buen finde. Sed felices.
 
Temas

Cara A:
1. Herencia maldita
2. La fuerza del Rock
3. Trampa mortal
4. Reaccionar
5. Dios del rock

Cara B:
6. Te encontraré
7. Evasión
8. Drácula
9. Música
 






 

miércoles, 13 de febrero de 2013

Taddy Porter - Stay Golden (2013)



El próximo 23 de febrero se publicará el segundo álbum de la banda americana Taddy Porter, titulado “Stay Golden”. A través de su web conocemos la portada y “Fever”, su primer single con vídeo incluido, que os dejo aquí abajo, y a través de itunes el resto de los temas. Contundente rock setentero de calidad que seguro no os defraudará.




Recordemos que el cuarteto de Oklahoma está formado por el cantante y guitarrista Andy Brewer, el guitarrista Joe Selby, el bajista Kevin Jones y el batería Doug Jones. En junio de 2010 firmaron un impresionante álbum debut de título homónimo.

Stay Golden (tracklist):

1. Changes
2. The Gun
3. Fever
4. More, More
5. Emma Lee
6. Chemicals
7. We Can Do Anything
8. Evil
9. Walk Away
10. Stay Golden
11. You Can Count On Me


viernes, 1 de febrero de 2013

Triana – El Patio (1975 – Movieplay/Serie Gong)




Conocí a Triana en 1981 cuando el primo sevillano de un gran amigo llegó a vivir a nuestro barrio. De entre la música de su tierra que traía en la maleta, que seguro os imagináis, a mi me llegó al alma esa extraña mezcla de rock con las más puras esencias andaluzas que desprende el sonido y las letras del inmortal trío de artistas de Sevilla, curiosamente formados en Madrid. Digo “a mi” porqué el resto de colegas pasaron y lo entiendo, ya que este tipo de fusiones o te entran o no, y más en aquella pandilla de jevis adolescentes que flipábamos poniendo a un volumen brutal los discos y cintas de acedeceses, blacksabbats, judas, kisses, leños, asfaltos, etc. Nada que reprochar.

A lo largo de los años me he ido haciendo con la discografía de Triana, pero resulta curioso que aunque he pillando alguno de sus álbumes en cd, no me suena haberlos puesto nunca, y no he parado hasta conseguirlos en plástico, ya que a Triana hay que escucharlos en vinilo y acariciando esas increibles carpetas dobles, que incluso llegaron a reenombar, como es el caso, el verdadero título del disco.

De este mágico LP ¿qué decir? Me suelen gustar más el primer trabajo de todas las bandas que el resto ya que, en teoría, es en el que se echa el resto y más, el que está lleno de caracteres personales, el que marca el sendero a seguir y al público al que se quiere llegar. Y a Tele, Jesús y a Eduardo se les nota en “El Patio”. La propia banda lo quería pregonar y así lo hicieron en el interior de la carpeta del disco donde se puede leer: “Ya teníamos ganas de hacer un LP. Por fin hemos conseguido reunir una serie de ideas, unos cuantos amigos y lo hemos realizado. La buena gente que han contribuido son: Antonio Pérez, guitarra eléctrica. Manolo de la Rosa, guitarra de bajos. Y como había que hacer bien las cosas pedimos a Máximo Moreno que diseñara la portada. Lo grabamos en los Estudios Kiros de Madrid con Pepe Fernández, Juan Vinader, Pepe Loeches y Luis Calleja, como ingenieros de sonido”.

 

¡Qué tíos! Ese LP contiene: “Abre la puerta”, “Luminosa mañana” y “Recuerdos de una noche” en la cara A, y “Se de un lugar”, “Diálogo”, “En el lago” y “Todo es de color” en la B. Siete temas maravillosos donde se reúnen cientos de ideas y matices musicales ejecutados a su manera por sus creadores, que progresa, mezclando sentimientos acústicos y electrónicos, dándonos perfecta cuenta (nada de “sin darnos cuenta”), entre el rock y el flamenco (sin folklorismos). Siete letras o poemas de profundas palabras, salidas de la mano y de la mágica voz de Jesús de la Rosa, abiertas a infinitas lecturas e interpretaciones. Talento no les faltaba.


Una banda infinita, intemporal, viva. Un disco cojonudo, para degustar. Una obra de arte qué, cosas de la vida, pasó desapercibido en el momento de su lanzamiento, todo un fracaso comercial. El reconocimiento a este álbum le llegó en 1979 cuando Triana se consagró definitivamente con “Sombra y Luz”. Ese mismo año se vendieron todos los discos que quedaban de la primera edición de "El Patio", siendo reeditado en 1984 de la mano de Fonomusic.

 
Buen fide a tod@s, y en especial a @RockologiaTwit que me animó a hacer la entrada de esta joya. Sed felices.