viernes, 19 de diciembre de 2014

ACDC - Blow up your video (1988 – Atlantic)



Tenía otro vinilo preparado para despedir el año, pero a la vista de que por séptima vez voy a gozar en directo de ACDC he decididoo in extremis cambiarlo.

Ayer estuve leyendo parte de lo publicado de los conciertos de los australianos en España. Si en algo estoy absolutamente de acuerdo con lo leído son el excesivo precio de las entradas, el impresentable funcionamiento de venta (no el sistema), sobre la segunda cita madrileña sacada de la manga por arte de birlibirloque (ja), que ya no son unos chavales (yo tampoco) y que se echará mucho de menos a Malcom.




El resto, son opiniones que algunas comparto y otras no pero entran dentro de razones personales que no voy a entrar a valorar. Allá cada cual con los motivos que les mueven para asistir o no a este concierto. Los míos son, a pesar del gran esfuerzo económico, mi devoción por la mejor banda de rock de todos los tiempos, por el espectáculo sonoro y visual que siempre brindan, por el pre y post concierto, porque lo viviré en familia y por la ilusión de verlos una vez más, tal vez la última.

Con seguridad ningún tema de “Blow up your video” sonará en la nueva gira. No es un trabajo, a pesar de una producción y sonido perfectos, que incluiríamos entre los ¿cinco? mejores de la banda, pero me encanta, tiene todo lo que nos gusta de estos tipos, que estaban por aquella época en plena forma, y encima contiene uno de los temas que más me gusta de Angus y compañía: “Heatseeker”.

Que l@s bruj@s de vuestros sueños os sean propicias el año que viene y que os traigan mucho rock and roll, con un buen repique de campanas, por supuesto.




Side one:
1. Heatseeker
2. That's the way I wanna Rock 'n' Roll
3. Meanstreak
4. Go zone
5. Kissin' dynamite

Side two:
6. Nick of time
7. Some sin for nuthin
8. Ruff Stuff
9. Two's up
10. This means war








viernes, 12 de diciembre de 2014

Furia – Lady Rock (1987 – Melodías de ayer y hoy)




Larga vida es la del Rock & Roll y efímera la de miles de sus bandas.

Una de ellas fueron los madrileños FURIA cuya carrera duró lo que se tarda en participar en la categoría de rock-duro en la VIII edición del Villa, donde quedaron, bajo el nombre de Furia Animal, en un notorio tercer puesto y vivir de esos momentos de gloria.




El tercer puesto les permite incluir dos temas (“Búscame” y “Los fuertes vencerán”) en un split junto con Sangre Azul, que lo gana, y Esfinge, que quedan en segundo lugar, y editar un single en solitario con esos mismos dos temas.

Ya con cierto nombre en la escena heavy madrileña se meten en los estudios Musigrama para grabar un EP con cuatro nuevo cortes que, aunque de título homónimo, todos conocemos como “Lady Rock” al llevar impreso ese título en las etiquetas del disco y al ser esta canción -sobre todo su pegadizo estribillo- lo que ha quedado en la memoria para relacionarla con la banda.






Cuatro temas no dan para mucho, pero son una buena muestra del hard rock con carrocería y temática glam que hacían estos cuatro tipos: Antonio Jiménez (guitarra), Javier Romero Maldonado “Yiyi” (guitarra), José Manuel López RamosPulgui” (batería) y Jorge Moraga (voz y bajo). Letras y ritmos guitarreros que filtrean descaradamente con el power pop que se hacía en aquella época. Para muestra óigase “Atacas en la noche”.  

En todo caso, un trabajo divertido de un grupo que prometía. Como os pego los cuatro temas, juzgar vosotros mismos.

Abrigaos que va a hacer rasca. Buen fin de semana.

Cara A:


1. Lady Rock



2. Atacas en la noche

Cara B:


3. No quiero ser rey


4. Esta noche…



sábado, 6 de diciembre de 2014

Los mejores discos españoles e internacionales de 2014



Solo hay dos clases de música: la que te gusta y la que no. Y a mí la que más me gusta es el rock y cuanto más duro mejor.


Los quince, por poner un número, mejores discos de rock de 2014 son:


Internacionales:

1. Machine Head – Bloodstone & diamonds
2. Ice Head – Plagues of Babylon
3. At The Gates - At war with reality
4. Riot - Unleash the fire
5. HEAT – Tearing down the walls
6. Judas Priest - Redeemer of souls
7. Accept – Blind rage
8. Rusell Allen & Jorn Lande - The great divide


Nacionales:

1. Zarpa – Bestias del poder.
2. Lords of Black – Lords of black
3. Reek - Necrogenesis 
4. Mean Machine - Livin' outlaw
5. Guadaña – Deryaz
6. Wild – One drive
7. Helevorm – Compassion forlorn


Os cuento:

Los de fuera

Machine Head se han sacado un puto trallazo metálico dando un arriesgado paso hacia delante con “Bloodstone & Diamonds”. Flynn y los suyos han sabido renovarse creando un trabajo variado y más accesible al añadir guitarras melódicas y mejorar las voces. 

Y siguiendo con americanos, Ice Head, con Shaffer a la cabeza, han sabido por fin consolidar banda consiguiendo con “Plagues of Babylon” hacer un sonido potente y refrescante que no decae en ningún momento.

Llevaba años sin saber de At The Gates y ni se les esperaba. Tampoco he sido nunca muy aficionado a sonidos extremos. He ido picando de aquí y de allá sin que logre engancharme, pero he de reconocer que cada vez me voy aficionando más, máxime cuando por casualidad o recomendado me encuentro trabajos como “At war with reality”. Tras veinte años los suecos han vuelto con un sonido renovado pero con la esencia que les llevó a lo más alto del death metal. Tanto si te gusta o no el género y buscas potencia y oscuridad este trabajo no te decepcionará.

A los que les ha funcionado la fórmula que hace tiempo vienen utilizando, incluso superando con creces trabajos anteriores, han sido nuestros queridos Judas Priest, que con “Redeemer of souls” han creado una obra que no me ha sorprendido, pero que tiene una calidad y voluntad envidiable que muchos querrían.

En la misma línea, pero huyendo de aguas estancadas, los Accept han optado por arriesgar con su “Blind rage” compaginando su sonido heavy metal más clásico con sonidos más actuales y con un más que aceptable Mark Tornillo al micro.

Y qué decir del impresionante “Unleash the fire” con el que los infravalorados Riot (V) han sabido superar la desaparición Mark Reale, un trabajo que merece más de los recibido.

Discazo el de HEAT, que se consolidan con “Tearing down the walls” como la banda hard del momento y la esperanza para llevar el género a lo más alto. Juventud, ambición y energía no les falta.

Si en los anteriores no tenía ninguna duda, esta última elección ha sido la más difícil. 

Manejaba para este puesto los últimos trabajos de bandas como Mastodon (Once More 'Round The Sun), Vanden Plas (Chronicles Of The Immortals - Netherworld (Path 1), Free Spirit (All The Shades Of Darkened Light), Agalloch (The Serpent And The Sphere) o las composiciones de Evergrey en su “Hymns For The Broken” que casi lo consigue, pero in extremis me he decidido por la nueva entrega de los extraordinarios vocalistas Russell Allen y Jorn Lande al que se les ha unido las guitarras de Timo Tolkki. De tal concentración de calidad solo podía salir “The great divide” un trabajo que brilla con luz propia. 


Los de dentro

Desde hace años tengo debilidad por Zarpa, del que es alma Vicente Feijóo. Zarpa es una de las bandas pioneras del heavy en nuestro país, poseedora de una discografía de calidad, una carrera envidiable, ambas a la misma altura de los mejores, y que actualmente viviendo sus momentos más gloriosos, pero a pesar de todo ello una de las formaciones más infravalorada del rock nacional. Nunca me cansaré de escribir y comentar esto. “Bestias al poder” contiene más de una hora de heavy metal sin más etiquetas. Potentes melodías que no dan tregua, punzantes diálogos de guitarras, intensos solos de guitarra apoyados por una buena base rítmica, unos textos cuidados y trabajados textos de temática épica y de exaltación de un sonido inmortal que constituye toda una forma de vivir, unos y otros cantados por la excelente e inconfundible voz nasal de Vicente.

Lord of Black es la nueva apuesta de Tony Hernando (Saratoga) que se ha rodeado de una excepcional banda y un vocal de categoría y fuera de serie como Ronnie Romero. Un power metal de calidad, con un nivel instrumental y vocal a la altura de los mejores internacionales. Un trabajo sobresaliente y bien planificado que se disfruta desde el primer tema y que seguro triunfará fuera de nuestras fronteras.

La escena thraser nacional está atravesando un gran momento que se me antoja tan importante como lo fueron la primer mitad de los ochenta para el heavy metal español. Al tiempo. Reek se han currado un trabajo extraordinario lleno de multitud de matices en “Necrogenesis”, entre los que hay que destacar la furia, velocidad y técnica que ejecutan en cada unos de los temas.

Ese rock and roll medio speedico medio punk que no da respiro y tanto me gusta, para entendernos ese que está influenciado por los incombustibles Motörhead, llega a la lista con “Livin' outlaw” de los Mean Machine, un joven grupo catalán que si sigue en esta línea dará mucho que hablar. Si no los conoces estás tardando.

Los madrileños Wild han tocado la tecla del buen heavy metal ochentero con “En tierra hostil”, con nueve cortes variados en los que se nota la evolución y la madurez de toda la banda. 

Lo mismo les ha ocurrido a los gaditanos Guadaña que se descubren más trabajados y actualizados en cada nueva entrega. Su tercer trabajo “Deryaz” se muestra más melódico y agresivo que en ocasiones anteriores. Heavy metal de tintes melódicos destinado a ser probado a nivel internacional, se lo merecen.

Como ya he indicado no soy mucho de metal extremo, pero tampoco me he podido resistir al buen trabajo que se ha marcado Helevorn con “Compassion forlorn”. Doom melódico que parece escandinavo, pero no exento de innovación y un toque personal que ha hecho que esos ambientes desesperanzadores que crean los mallorquines sean muy apreciados a nivel internacional.

Estos son mis siete mejores trabajos del 2014, pero si hiciera la lista mañana podrían haber entrado en ella mi querido Salvador Domínguez (Recuperemos la ilusión), Santelmo (Mamífero), Dry River (Quien tenga algo que decir...que calle para siempre), Delirium Soul (Quinto jinete) o Soulbreaker (Graceless), calidad y variedad al rock español no les falta, si el apoyo por parte de las compañías y de los medios de masas para llegar a más público incluidos el internacional, que como habéis podido comprobar, junto con calidad, ha sido una palabra que he repetido mucho hablando de nuestro rock.


Colofón



No querría terminar el resumen de este año sin hacer mención a dos de mis bandas de cabecera. He crecido escuchando los temas de AC/DC y de Asfalto. Ambos han coincidido en editar a finales de este año sus nuevos trabajos “Rock or bust” y “El color de lo invisible”, respectivamente. 

Sé que suenan repetitivos, a lo de siempre, no innovan ni se complican la vida, que si patatín que si patatán, pero ¿para qué? Por mi parte, deseo que el sonido AC/DC no acabe nunca y dure muchos años. “Rock on bust” no es un trabajo más, es el primer álbum en 41 años de historia de la banda en el que no participa Malcolm. Podríamos decir que es un homenaje a su figura y solo por eso es necesario que haya sido editado y comercializado y si con gira, mejor que mejor.

Respecto al último trabajo de Julio Castejón, “El color de lo invisible”, solo puedo comentar por ahora, lo estoy escuchando por primera vez escribiendo esta entrada, que suena elegante y correcto con dos, tres temas notables que resaltan sobre el resto. El nombre de Asfalto tira y quizás por eso Julio ha querido utilizarlo en lugar de usar el suyo propio.



viernes, 28 de noviembre de 2014

Reincidentes – Reincidentes (1992 – Discos Suicidas)





En 1987 durante la ocupación estudiantil de la Universidad de Sevilla, unos chavales dieron un concierto improvisado enchufando sus instrumentos ante el despacho del rector. Ya desde un principio el rock que corría por las venas de los Reincidentes estaba hecho con rabia, compromiso y reivindicación social, político y cultural..

Reincidentes debutaron en 1989 con un disco que llevaba como título genérico el nombre de la banda. De producción propia y editado por Discos Trilita, solo se hicieron mil copias que se agotaron con los primeros conciertos. La banda estaba formada por Fernando al bajo y a la voz principal, Juan a la guitarra, Manolo a la batería y José Luís NietoSelu” al saxo.

Gracias a sus buenos directos la demanda de material fue grande y en el año de la Expo de Sevilla y de las Olimpiadas de Barcelona fue reeditado por Discos Suicidas. Imposible resistirse a esa brillante carpeta roja con el logo de la banda en negro.






Catorce temas que se mueven musicalmente entre el punk, el ska y el rock más acelerado –según palabras de Madina los Reinci hacen “... rock and roll y punto”- con letras muy críticas contra todos los poderes establecidos y contra todo lo que se mueva que cree desigualdad y discriminación. Buena muestra son los míticos: “Andalucía entera”, “Dejad que el Papa se acerque a mí” o “Vorvoya ¡premio!”.






Reincidentes acaban de celebrar que llevan treinta años dando guerra con una gira de conciertos que hizo parada en Toledo. Aquí puede disfrutar de ese rock descarado y crítico que nunca defrauda y que a estas alturas de la película, mientras otros muchos hablan del sexo de los ángeles, es más necesario que nunca.

Lluvia y R&R peña. Buen finde.

Cara X:
1. No pasarán
2. Arma blanca
3. Andalucía entera
4. Consume, carroña, consume
5. En esta puta ciudad
6. Dejad que el Papa se acerque a mí
7. Living on a bucaro

Cara S:
1. Alegremente me encamino hacia la tumba (la verdadera historia de Juan Palomo)
2. Esa nueva oligarquía
3. ¡Viva España!
4. Sin ayuda
5. Yaveh se esconde entre las rejas
6. Solo queda esperar
7. Vorvoya ¡premio!










Aquí en el disco entero: 
https://www.youtube.com/watch?v=K62ViA4RX1E&list=PL708898168512BB0B



miércoles, 19 de noviembre de 2014

Los mejores discos del rock español de 1983



Seguramente, lo más recordado de la escena musical de aquel 1983 fue el pollo, léase querella por supuesto delito de escándalo público interpuesta a iniciativa del Fiscal General de Estado, que le montaron al bueno de Carlos Tena por la emisión en el programa Caja de Ritmos del clip del tema “Me gusta ser una zorra”, adaptación  del “I wanna be your dog” de los Stooges realizada por el grupo punk femenino Las Vulpes. Mire por donde se mire, un lamentable episodio de censura pura y dura que provocó la dimisión de Tena y la cancelación de la emisión del programa del que ya se tenían varios grabados.

Mientras tanto, Asfalto y  Barón Rojo seguían a lo suyo. 

Asfalto comienza su etapa más dura y popular con un gran disco Más que una intención, que vino a ser el primer vídeoLP publicado en España. El sonido no es la única novedad importante ya que también se produce cambio de imagen y voz con la incorporación de Miguel Oñate y se estrena Snif,  la nueva discográfica montada por la propia banda. Por cierto el vídeo fue grabado en el espectacular entorno natural de la finca toledana de Montealegre.

Ese año los Asfaltos compartieron muchos escenarios con Barón Rojo, que seguían tocados por la barita mágica del éxito. Con un sonido más fino y heavy que el de su disco anterior, Metalmorfosis  marcó época. Por mi parte un trabajo perfecto y uno de los mejores discos del heavy metal.

Y hablando de escenarios. El 30 de junio Miguel Ríos, con el apoyo económico y publicitario de Kas, iniciaba en el campo de fútbol de la Romareda de Zaragoza la gira “El rock de una noche de verano”, una fiesta total como se publicitó, que llegó a más de 30 ciudades españolas y en la que contó con dos acompañantes de lujo: Luz Casal y los Leño del recientemente desaparecido Toni Urbano. La exitosa gira coincidía con la edición de un LP homónimo que contenía nuevos temas. Un trabajo correcto, que se deja oír, con un par de buenos temas y poco más. Ni mucho menos  uno de los más recordados del granadino.

Para muchos también fue el año del Ritmo del garaje, otro de los trabajos más importantes del rock español, donde Loquillo, Sabino y sus Trogloditas sacaron todo el buen rocanrol que tenían dentro, o un año caluroso de la mano de con Fuego, otro imprescindible en el que José Carlos Molina se sacó de la manga con la pasta que Chapa le había dado para un single y donde se nos muestra más duro que nunca. 

Destacar por último los primeros trabajos de Barricada, Banzai, Evo, Bella Bestia, y los primeros y últimos de Orquídea, banda capitaneada por Maxi González (Tritón) que editaron un interesante y olvidado LP bajo el sencillo e ilustrativo título de Rock, y Rigor Mortis, ganadores del primer “Concurs rock ciutat de Barcelona” y embrión de lo que luego fue Legión. En otros lares del espectro sonoro encontramos este año los imprescindibles primeros larga duración de los inclasificables Gabinete Caligari y de unos sorprendentes Pistones (Pistols-Ramones). 

Los quince mejores discos del rock español de la muy buena cosecha de 1983 son:

- Asfalto – Más que una intención
- Barón Rojo – Metalmorfosis
- Loquillo y los Trogloditas – El ritmo del garaje
- Ñu - Fuego
- Panzer – Sálvese quien pueda
- Banzai – Banzai
- Evo – Animal de ciudad
- Barricada – Noches de Rock and Roll
- Acero – Acero
- Bella Bestia – Bella Bestia
- Orquidea – Rock
- Siniestro Total – II El regreso
- Gabinete Caligari – Que Dios reparta suerte
- Pistones – Persecución
- Rigor Mortis – Vete al infierno














Entrada publicada en ZRS el 29-08-2014



viernes, 14 de noviembre de 2014

Capitán Flynn – Capitán Flynn (1993 – PM)





Hace un tiempo leí que tres de los antiguos componentes de CAPITÁN FLYNN se habían vuelto a reunir para resucitar la banda y recordé una horrible portada con tres cráneos de vete tú a saber que bicho. 

Aunque la banda  se formó en 1989 en Orihuela (Alicante) al juntarse gente de varios grupos locales, no es hasta principios de 1990, tras milis y otros rollos, cuando se estabilizan definitivamente bajo en nombre de Capitán Flynn, y deciden salir a la carretera a tragar polvo y tocar donde hiciera falta para sacarse unos euros (pelas por aquel entonces) y reunir los suficientes para poder financiarse la grabación del ansiado primer trabajo discográfico que les catapultara al Olimpo del rock.

Para Fosfo Zarco y Toni Correa a las guitarras, Stephan Soñer al bajo, Roberto a la batería y Gaby Soñer poniendo su voz, ese momento llegó tres años más tarde. Hay que tener en cuenta que en aquella época la cosa estaba jodida en el levante español para los grupos de rock ya que solo se comía bakalao.

Con temas grabados y mezclados en los murcianos P.M. Estudios en los años 1991 y 1992 (*), producido por la propia banda que puso la pasta y más ganas que sonido recibió, en marzo de 1993 sale a la venta su primer LP de título homónimo. A pesar de todo ello, el vinilo contiene ocho buenos y potentes temas:

Cara A:
1. Hard Rock 13*
2. Fantásticos rumores
3. La matanza (del día de la suegra)
4. Confusión

Cara B:
5. Vivir o soñar*
6. Ruta suicida*
7. Capitán Flynn
8. El innombrable*




Hard rock básico y fuerte, que se acelera unas veces a ritmo de rockabilly en temas como “La mantanza (del día de la suegra)”, no entiendo mucho lo de la suegra, o en “Ruta suicida”, otras a ritmo sureño como en “Hard Rock 13” y otras en  plan metalero como en “Vivir o soñar” para mí el mejor tema del trabajo. Es evidente la diferencia entre los temas grabados en el 92, que están mejor ejecutados y tienen más calidad, que los del 91, así como la influencia del sonido de  bandas como M-Clan. Buenas guitarras y letras ni mucho menos pegadizas,  muy curradas, profundas y prácticamente sin estribillos, muy bien ejecutadas por Gabi, que gustarían más si el sonido hubiera sido mejor.

El disco, apoyado en unos currados directos, gustó y fueron seleccionados para participar en la sección rock del V Concurso Pop Rock Villa de Bilbao de 1993, que al final acabarían ganando. A partir de aquí el disco empezó a funcionar algo mejor y contrataron más directos. El nombre de este pirata empezó a sonar en los ambientes roqueros.






Tras un nuevo trabajo titulado Gran mundo que les señaló como banda revelación y con un futuro prometedor, se separan tras más de diez años a sus espaldas tocando juntos y sus miembros emprenden distintos proyectos musicales, como el de Gaby que puso su música al servicio de Dios convirtiéndose con su banda en “predicadores pop”, o Miguel y Roberto que se embarcaron en la banda Innece

Como no he podido localizar ninguna canción de las que forman parte de este vinilo os pongo, como ejemplo del sonido que hacía la banda, el tema “Vudú” incluido en su segundo y último trabajo.

Salud y R&R peña.









sábado, 8 de noviembre de 2014

Los recopilatorios de Chapa Discos entre 1978 y 1985



Para celebrar el 10º aniversario de su puesta en marcha, Chapa Discos editaba Historia de una etiqueta. Chapa Discos 1975-1985, un doble LP con una selección de los mejores temas del sello de los últimos diez años y un libreto firmado por el propio Mariskal Romero, como sabéis alma mater de la filial de Zafiro, con toda la información al respecto. Seguramente uno de los mejores recopilatorios del rock español.


Pero no había sido el primero y tampoco fue el último. La idea era poner al alcance de todos los bolsillos una muestra de los grupos que gestionaba la compañía. Pero este tipo de compilaciones se hacían para dar imagen de etiqueta, promocionar las bandas que se tenían en nómina y también dar a conocer grupos promesas que no estaban en nómina pero que al ser publicado su primer material, bien en recopilatorio y/o single, el sello tenía una primera opción en su contratación. Como veis, fórmulas que nada tenían que ver con las recopilaciones de los últimos años que hacen las compañías para hacer caja en época pre veraniega o pre navideña. 




El caso es que la receta funcionaba y la selección de temas tenía calidad, lo que hacía que fueran muy esperadas y bien acogidos por todos los que seguíamos el rock de aquella época. Las denominaciones elegidas para estas sagas fueron: “Viva el Rollo” (nunca me gusto eso de “el rollo”), “Rockopilación” y “Especial Heavy”. Además de la música, destacar el diseño de las carpetas y sus impactantes portadas.


El primero de ellos data de mayo de 1978 cuando se edita Rock del Manzanares. Viva el Rollo. Vol. II que dio la oportunidad a varios grupos madrileños como unos desconocidos Leño, Cucharada, Unión Pacific (pre Obús) o Araxes II y en el que también Vicente Romero, al igual en cada uno de los estos recopilatorios aportaba su granito de arena cantando temas en inglés. Hubo un antecedente previo en Viva el Rollo que se pudo hacer en 1975 a través del programa Musicolandia que dirigía y presentaba el propio Mariskal. A finales de ese 1979 se comercializó San Isidro Rock con un tema de cada unos de los finalistas del concurso del mismo nombre que luego daría lugar al Trofeo Rock Villa de Madrid en el que destacó Kaka de Luxe. En septiembre de 1980 Viva el Rollo firmó el volumen IV con el subtitulo de Rock Mesetario, en el que aparecían bandas como Los Elegantes, Paracelso (Gran Wyoming) o May. 




La fórmula, que funcionó muy bien con grupos del foro, quiso exportarse a Barcelona bajo la denominación de Rock del Llobregat que contenía gran parte de los trabajos de la escena roquera de la capital condal. El caso es que, por h o por b, la cosa no funcionó en tierras catalanas y nunca más se cruzó el Llobregat. 


En 1979 se iniciaba la saga Rockopilación V1 con los mejores temas de la compañía entre ellos Capitán Trueno” de Asfalto, “El Garrotín” de Smash, “Necesito un trago de Tequila” o “Este Madrid” de Leño. El éxito y el material que mostrar era tal que en junio, solo tres meses más tarde que el anterior, salía al mercado Rockopilación Vol. II. En 1981 hacía lo propio el volumen IV y último, con temas de Mediterráneo, Mermelada, Moris, Bloque, Topo, La BEPS, Asfalto, Leño, Mariskal Romero y Barón Rojo. 


Y aunque no es un recopilatorio propiamente dicho ya que es la BSO de la película, citar la grabación de la primera película de rock española: Nos va la marcha, de José Manuel Berástegui, Manolo Gómez Pereira y Raimundo García, que cuenta la historia del concierto celebrado en septiembre en la madrileña plaza de toros de Vista Alegre con motivo del festival Rocktiembre. En esta peli-documental podemos ver, entre otras, las primeras actuaciones de Topo nacido de la escisión de Asfalto, Leño con Rosendo a la cabeza, los Coz capitaneados por los hermanos de Castro, o Cucharada grupo en el que militaba Manolo Tena. Todos ellos verían recompensadas sus aspiraciones con la aparición en 1979 tanto del disco doble con la BSO como de sus propios trabajos individuales.



La compañía celebraba su segundo cumpleaños editando en marzo de 1980 un tremendo doble vinilo con lo mejor de su repertorio hasta la fecha bajo el título de Dos años del sonido Chapa. El resultado una antología de bandas y temas impresionante: Asfalto, Leño, Ñu, Kaka de Luxe, Moris, Smash, Topo, Tarántula, Bloque, Crack, Mezquita, Tapiman, Cucharada, etc.  

Y llegó el heavy. El llamado rock urbano cedió el paso al sonido de la bestia y con él la cima del éxito de la compañía. No había ninguna duda de los que te ibas a encontrar dentro de la carpeta ya que denominaron la serie como Especial Heavy. El primero, que data del 82, de lujo. Nueve temas aportados a pachas por Obús, Leño y Barón Rojo, recogidos en una carpeta con una portada muy chula tipo cómic obra de Manolo Cuevas. El segundo, ya en 1984, heavy total, con las dos super bandas del momento, Barón Rojo y Obús, más otras dos con futuro, Panzer y Sobredosis. Entre los temas que se recogían en la compilación se encontraban: “Casi me mato”, “Perro viejo”, “Caliente como un volcán” o “Dinero, Dinero”.


Documental El rock en nuestra transición de Alfonso Arteseros









Entrada publicada en ZRS el 01-08-14

viernes, 31 de octubre de 2014

Bruque - En Mitad del Camino (1988 – Justine)





Uno de los grandes nombres del heavy en España es el de PEDRO DE CASTRO BRUQUE. Desde sus comienzos en EVO, su paso por las diversas formaciones de TIGRES (Tigres de Metal, Tigres de Oro y Tigres), su presencia en los locales más rockeros de Barcelona, la creación del movimiento COHE (Colectivo Heavy Nacional), productor de otras bandas (primer single de Fuck Off), hasta montar su propia banda, Pedro no dejó de luchar por el rock, por sus ideas y, a última hora, con ese maldito tumor que acabó con sus sueños e ilusiones en el verano de 1992.

BRUQUE, su proyecto más personal, montado junto al cantante Domingo Gallardo, el guitarrista Antonio Gómez y el batería Tony Larrosa, hizo su debut con el mítico single “El heavy no es violencia”. Tema compuesto bajo el fundamento de que la violencia no conduce a nada para defender la buena imagen del heavy que por aquel entonces estaba discriminado y perseguido -en una auténtica caza de brujas- a raíz de varios acontecimientos violentos producidos en otros tantos conciertos celebrados por la geografía nacional. 

 

En mitad del camino, fue su primer larga duración. Al año siguiente comercializó su segundo y póstumo bajo el título de Bruque con ocho nuevos temas. Producido por el propio Pedro y editado por Justine Records, contiene seis temas de estudio grabados en el Aprilia Sonido de Barcelona en diciembre de 1987, más los dos temas del single anterior grabados en directo para la ocasión en una de las citas de la gira de conciertos “El heavy no es violencia” organizados por el COHE.

En el trabajo de estudio participaron varios y viejos amigos. José Carlos Molina metió flauta en “Velocidad”, Manzano coros en “En mitad del camino” tema al que también aporta teclados Gaby Sáez, contando con la colaboración especial en todos los cortes del guitarrista Alberto Arias.

 

Heavy metal clásico (de primeros de los ochenta), continuista del trabajo que el bajista venía haciendo en Tigres, basado en potentes guitarras, rabiosa base rítmica, la buena voz de Domingo Gallardo y unas letras con temas característicos de la época: antimilitaristas, chicas, bares, velocidad o colegueo fraternal.

De entre todos ellos me quedo con los dos del single recuperados en directo para el disco. “Beirut” es el tema que está en la cara B, todo un temazo guitarrero, de estribillo fácil y pegadizo que muchos querrían en las caras A de sus singles de presentación, y, como no, ese inolvidable "El heavy no es violencia" con su mensaje y en el directo con sus interminables solos.




Por Janis, Lennon, Allman, Hendrix, Bolan, Bonham, Brian, Moon y Bruque.










miércoles, 29 de octubre de 2014

Los mejores discos españoles de rock de 1979 - Los mejores discos de 1979


Por encima de otros hechos que marcaron el rock español de ese 1979, dos son para mí los más destacados. Los debuts discográficos de Leño y La Banda Trapera del Río, marcan el camino a seguir por los grupos de hard rock y de punk de este país. El primer disco de los Leño, es posiblemente el mejor de su carrera y unos de los mejores del rock español de siempre. Bajo, guitarra y batería en manos de tres tipos sencillos nada virtuosos que enviaban mensajes claros envueltos en un sonido hardroquero especial que sincronizó rápidamente con el público.

Aunque los miembros de la Banda Trapera del Río no se consideraban punks, aunque sí lo eran en actitud y letras, en este año, con uno de retraso, se publica su larga duración de debut. Este mismo año, pero unos meses antes. ya tenían en circulación el mítico sencillo La Regla/La Cloaca.

Nadie lo hubiera dicho, pero el título de dos temazos, incluidos en dos extraordinarios álbumes, "¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?" perteneciente al LP con el que los Burning escenificaban el cambio de década, y "Los viejos Rockeros nunca mueren", del disco homónimo con el que el maestro Miguel Ríos cambiaba de chip y volvía a la senda del rock, trascenderían el ámbito musical y se convertían de la noche a la mañana en expresiones de uso habitual por la gente.

No podía olvidar el disco de debut de los Topo, recién formados de la mano de José Luis Jiménez y Lele Laina, que acababan de abandonar Asfalto, publicaban un brillante disco de presentación compuesto por siete extraordinarios temas de rock urbano cargados del espíritu musical de su antigua banda, que sacaban al mercado su tercer álbum currado con el Yamaha CS-80. 

Se estaba viviendo un momento de gran creatividad musical, una explosión de rock por todo el Estado, no sólo en Madrid o en Barcelona, que atrajo el interés y reconocimiento de las compañías y de los medios de comunicación, lo que se traducía en la formación de nuevas bandas y por ende de un público numeroso y fiel.

Se me ha hecho difícil seleccionar quince discos, pero no puedo dejar pasar la oportunidad de recomendaros los trabajos producidos este año por Azahar, Tabarca, Goma 2, Tapiman, Crack, Mermelada o el recopilatorio Visca el rollo! Rock del Llobregat, que daba salida a bandas rockeras barcelonesas emulando lo que ya había hecho Chapa en dos volúmenes con bandas madrileñas. En esta ocasión las elegidas fueron: Shamanta, Borne, La BEPS, Fruit Mortimer y Hot Panotxa

Los mejores discos del rock español de 1979:

1. Leño – Leño
2. Burning – El fin de una década
3. Miguel Ríos – Los viejos roqueros nunca mueren
4. Topo – Topo
5. Asfalto – Ahora!!!
6. La Banda Trapera del Río – La banda trapera del río
7. BSO – Nos va la marcha
8. Ramoncín - Barriobajero
9. Tequila – Rock and Roll
10. Triana – Sombra y Luz
11. Mezquita – Recuerdos de mi tierra
12. Alameda – Alameda
13. Cucharada – El limpiabotas que quería ser torero
14. Bloque – Hombre, tierra, alma
15. Lone Star – Oveja Negra (grabado en 1974)






Entrada publicada en ZRS el 12-05-14.

viernes, 24 de octubre de 2014

Kortatu, Cicatriz, Jotakie y Kontuz Hi! (1985 – Soñua)


Ayer en una conversación de amigos sobre vinilos volví a escuchar el término split, hoy en plena era digital totalmente en desuso. Como de sobra sabéis, denomina a los discos (single, maxi o LP) compartidos por dos o más bandas que tienen algo en común discográfica, género musical, miembros, ámbito territorial, etc., y que les permitía, sobre todo, darse a conocer y ahorrar gastos.

Como el primero que siempre me viene a la mente ya pasó por el blog, me refiero al Heavy Rock al Rojo! firmado a pachas por Zero y Tigres, rápidamente pensé en otro, y hoy os traigo el denominado “disco de los cuatro” que recogió la primeras grabaciones de Kortatu, Cicatriz, Jotakie y Kontuz Hi!.


Cuatro bandas importantes e influyentes en el rock vasco, sobre todo Kortatu y Cicatriz que también lo fueron/son en todo el país, pero de estilos muy diferentes, yendo del ska de Kortatu, al punk de Cicatriz, pasando por un potente pop-rock intimista cantado en euskera de la mano de Jotakie que en muchos lances me recuerdan a los Ilegales o los aires rockabilly de Kontuz Hi! 

El trabajo, que para muchos fue el punto de partida de lo que vino a denominarse el rock radikal vasco, aunque para esta ocasión la letras están cargada más con mensajes revolucionarios y antisistema que los propios de la ideología abertzale, fue producido por el sello Soñua fundado en el 1982. 

 

Durante cinco años Soñua dio salida a la mayoría de las bandas de Navarra y Euskadi como Motos, Barricada, La Polla, Obras Públikas, The Indestructible Beat of Soweto, Malos Tratos, Hertzainal, Belladona, Potato, Kojón Prieto y los Huajolotes o Tijuana in Blue, a parte de los ya nombrados. En 1987 el catálogo de Soñua pasa también de la mano de Mariano Goñi a la recién creada Oihuka, que sigue produciendo nuevos discos de éstos y nuevos grupos, así como reeditando muchos de los que procedían de Soñua como es el caso de este de “los cuatro”.

De entre todos los temas destacar los tres de Kortatu, en especial “Nicaragua Sandinista” convertido en todo un himno y la adaptación del "Drinking and driving" de The Business titulado por los de Irún como “Mierda de ciudad”, los tres temas de Cicatriz entre ellos el canto punk  "Cuidado burócratas",  "Kataklismoa" de Jotakie un tema antinuclear tan de moda en los años ochenta y el notable “Dejen paso libre” de Kontuz Hi!, que a la postre fue la banda de menor recorrido. 

Salud y R&R amig@s.  


 











viernes, 17 de octubre de 2014

Crom - Steel for an age (1987 – Snif)




Tan solo un par de meses después de que los vallecanos MURO aceleraran el heavy metal español con su primer álbum Acero y sangre, unos cientos de kilómetros más al norte, unos chavales pucelanos que se hacen llamar CROM, como el dios creado por Robert Ervin Howard, se marcan otro álbum mítico Steel for an age, con la novedad de escoger el inglés como idioma vehicular con la clara pretensión de descargar su música e imagen a través de Europa y América.

El joven cuarteto estaba formado desde 1983 por Denis Escuredo y Miguel Ángel Sotorrinos a las guitarras, Gabriel Navarrete a la batería y Luis Gadea al bajo y como cantante.

Banda autodidacta, su primera oportunidad les llega en 1986 con su inclusión en Estandar Oil, un colectivo local que pretendía dar a conocer las bandas de los más variados estilos que existían en ese momento en Valladolid y que venían a constituir la “Movida pucelana”: Los Nadie, Automáticos, Exit, Bumpers, Bit 32, Qloaca Letal, Inalterables, Objetivo Perdido y Crónica Negra. Ello les permite actuar en varios conciertos, aparecer en televisión (os pongo abajo su actuación) e incluir dos temas en el recopilatorio titulado Cuántos sonidos caben en una ciudad: “Exodus” y “Mirror’s tale”.




Poco después, también tiran de maquetas para darse a conocer ofreciendo a la peña cuatro temas más: “The fallen angel”, “Sword’s legens”, “Nails reds” y “Nocturnal passages”.

A pesar de la floja producción, el bolsillo solo dio para un estudio de 16 pistas en La Factoría bajo la supervisión de Julio Castejón que también les proporcionó algunos teclados, Steel for an age es un gran trabajo. De alguna manera banda y temas encajan a la perfección. Cada uno de los componentes se esfuerzan individualmente y funcionan como grupo en la ejecución vertiginosa de unos temas trabajados, contundentes, con constantes cambios de ritmo y acertadamente seleccionados, creando una obra conceptual que se desarrolla en una atmósfera sonora decadente y misteriosa, acentuada por una gran voz, que viene al dedo con los textos medievales de acero, reinos, tronos, fuerza, guerreros, batallas, odio, venganza, damas o magos, que ya se van intuyendo al contemplar su portada (Alicia Ruano), el texto de la contraportada y en toda la tipografía utilizada en la carpeta, y en el propio logo de la banda (David Gadea).




Tras la introducción con un tenebroso narrador al más puro estilo Maiden con fondo de sonidos metálicos y voces de damas, corre veloz “Covered by glory” uno de los temas más notables del trabajo, donde destacan el bajo y un par de batallas de guitarras. Es este tema un claro ejemplo de lo que va a ser por lo general todas las canciones. “Final warning” y “King of Kings” siguen la misma línea, dejándose notar con contundencia la batería en el primero, siendo el segundo el más épico de todos. Con “Galadriel” llegamos para mí al momento más brillante del vinilo, tanto como la doncella de la que habla. Más de seis minutos para disfrutar de principio a fin, que empieza lento y acústico, estallando durísimo y eléctrico hasta relajarse de nuevo y volver a acelerarse, creando un atmósfera que me recuerda a los Mercyful Fate, una de las fuentes, junto con Iron Maiden, Metallica, Black Sabbath o Manowar, en las que han bebido los de Valladolid. Sin duda uno de los mejores temas de la carrera de CROM y si me apuráis de lo mejorcito del metal español, lástima del sonido.  




Nada más darle la vuelta al vinilo asoman los temas más acelerados y potentes. “Mirrors tale”, “Song of victory” y “Mother loneliness”, no te dejaran indiferente, sobre todo el primero donde doblan afiladas las guitarras. En los dos siguientes suena poderosa la voz de Luis y por primera vez en el disco nos encontramos excelentes estribillos y coros, pero ojo nada simples ni pegadizos. Pone broche de oro con uno de los más cañeros y guitarreros “The juzgement bell” . 




En resumen, un trabajo de alta calidad, uno de los mejores discos que ha dado del metal nacional, donde las historias de corte medieval y épico se desarrollan entre sonidos que van del heavy más tradicional, al speed, pasando por el thrash e incluso con toques power. Uno de mis discos de cabecera que guardo como oro en paño y que sin no lo conocéis espero os guste.

En 1990 los CROM se separan no sin antes dejarnos Wasteland otro extraordinario trabajo que con toda seguridad otro día se dejará caer por el barrio. De lo que fue de sus componentes, lo único que sé es que Luis Gadea siguen en activo tocando en una banda californiana de metal de nombre Hollowshell que acaba de estrenar un tema adelanto de su nuevo álbum.

Salud y R&R amig@s.




Cara A:
1. Introducción
2. Covered by glory
3. Final warning
4. King of kings
5. Galadriel

Cara B:
6. Mirrors tale
7. Songs of victory
8. Mother loneliness
9. The judgement bell


Final Warning


King of Kings



Galadriel


Álbum completo


lunes, 13 de octubre de 2014

Los 25 mejores discos del rock español



Hace unos meses el master del blog amigo Kids Wanna Rock me mandaba un mensaje vía twitter invitándome a publicar un top ten relativo al rock estatal, que finalmente fue publicado el 12-06-14.

Hoy recupero aquella entrada y mi lista de los"25 mejores discos del rock español":

Parafraseando a no sé quién, doctores tiene el rock que os sabrán responder, pero ante la reto lanzado por un compañero y amigo, que se trata sobre mi querido rock español (ojo no rock exclusivamente en castellano) tantas veces incomprendido y ninguneado, que uno es de Cuenca y no se arruga, y sobre todo que me ponen las malditas listas, top tenes y the bests, para que nos vamos engañar, no he podido resistirme a elaborar, desde la más estricta subjetividad, una con los 25 mejores discos del rock español.

Cuando alguien me pregunta qué clase de música me gusta, la respuesta, evasiva respecto de poner etiquetas, es siempre la misma: el rock y cuanto más duro y combativo mejor. En la lista encontraréis ejemplos.

También mucho ochenta y no por caer en ese fácil recurso de “cualquier tiempo fue mejor” musicalmente hablando claro, ni porque uno ande ajeno a la música que se hizo antes, posteriormente o en la actualidad, todo lo contrario ya que escucho ahora más y variado que antes, de hecho hasta mis gustos han cambiado a lo largo de los años, pero la intensidad con que se vive la adolescencia y la juventud marca mucho en todos los ámbitos y el de la música no iba a ser menos, por lo menos en mi caso.

Y poco más, aquí os dejo mi lista según orden y sensaciones de hoy, ya que seguramente mañana cambiaria puestos entre los elegidos y algún cromo entre la discografía de Topo, Panzer, Banzai, Crom, Legion, Saratoga, Avalanch, Siniestro Total, Ilegales, Eskorbuto, Reincidentes, SkaP, Seguro que algunas cosas no os cuadran, incluso que os chirrían, que hay coincidencias con los vuestros o que hay alguna falta imperdonable. Por ello  esperamos desde ya vuestras sugerencias y comentarios, y os emplazamos, como no, a hacernos llegar vuestra lista.

25. Angelus Apatrida - Clockwork (2010 - Century Media)
24. Dover - Devil came to me (1997 - Subterfuge)
23. Tequila - Rock and Roll (1979 - Zafiro)
22. Radio Futura – La canción de Juan Perro (1987 – Ariola)
21. Marea - Besos de perro (2003 - DRO)
20. Sangre Azul - Obsesión (1987 - Hispavox)
19. Los Suaves - Santa Compaña (1994 - Polygram)
18. Kortatu -  Kortatu (1985 - Soñua)
17. Extremoduro - Agila (1996 - DRO)
16. Héroes del Silencio - Senderos de traición (1990 - EMI)
15. Rosendo - Locos por incordiar (1985 - RCA)
14. Asfalto - Más que una intención (1983 - Snif)
13. Zarpa - Herederos de un imperio (1984 - Twins)
12. Ángeles del Infierno - Diabólica (1985 - Warner)
11. La Polla Record - Salve (1984 - Soñua)

10. Barricada -  No hay tregua (1986- RCA)


Lo han dejado, dicen, pero sus canciones las del sonido Barricada, nos acompañarán para  siempre.

Ritmo rocanrolero endurecido que te ponen en movimiento al instante, guitarras afiladas y letras reivindicativas y compromiso social que se quedan en la boca del estómago y que coreas de principio a fin. Autenticidad y directos sus fuertes. Si te tienes que poner las pilas o encenderte por el motivo que sea, nada mejor que escuchar a los Barri.

9. Loquillo y los Trogloditas - El ritmo del garaje (1983 - 3 cipreses)


Tengo la suerte de compartir gustos musicales con mi chica y este tío feo, fuerte y formal junto con Sabino y sus Trogloditas son uno de los artistas y grupos a los que me enganché gracias a ella.

Primero pillamos aquel "Pacífico" de 45 rpm en una tienda que hubo, durante poco tiempo, en la calle Mateo Miguel Ayllón de Cuenca. Creo recordar que se llamaba “Hidra”, aunque no lo tengo muy claro. Tenía una llamativa fachada pintada de un color morado-azulado y en el interior podíamos encontrar aquellos discos punk, R&R, hard o heavy, casi imposible de encontrar en el resto de establecimientos en los que se vendían discos de la ciudad. La misma tienda en la que pillamos este tratado de Rock & Roll escrito con letras de neón, en el que está incluida la inmensa “Cadillac solitario”. Uno de los trabajos más inspirados del Loco con temas que todavía hoy engancha a quién los escucha.

8. Parálisis Permanente - El acto (1982 - DRO)


Como he comentado en la entrada rehúyo de las etiquetas. Sería incapaz de poner una a El Acto. Sonido denso e intenso que me pareció interesante y distinto a lo que se venía haciendo, que, encima, complementaba todo el heavy que nos metíamos por aquel entonces. Eduardo Benavente y Ana Curra se marcaron un disco inteligente e irreverente. El pasado 14 de mayo hicieron 31 años de aquel fatídico accidente de tráfico que acabó con la vida de Eduardo y de una gran carrera musical.

7. Miguel Ríos - Rock & Ríos (1982 - Pulydor)


La gira Rock & Ríos vino a rejuvenecer y modernizar el rancio espectáculo musical, no solo del rock, de nuestro país.

Nunca estaremos lo suficientemente agradecidos al MAESTRO por los buenos ratos que nos ha hecho pasar cantando y bailando sus temas. Un tío auténtico, con una energía inagotable, comprometido, polifacético, referente, que inteligentemente supo adaptarse a las nuevas tendencias musicales. Sin duda el número uno, 50 años en la carretera le avalan. Sin duda este es el disco en directo de muchos de nosotros.

6. Triana - El patio (1977 - Gong-Movieplay)


Abre la puerta”, “Luminosa mañana”, “Recuerdos de una noche”, “Se de un lugar”, “Diálogo”, “En el lago” y “Todo es de color”.

Una obra de arte para degustar, donde se reúnen cientos de ideas y matices musicales ejecutados a su manera por sus creadores, y donde los temas progresan mezclándose sentimientos acústicos y electrónicos, rock y flamenco (sin folklorismos). Letras o poemas de profundas palabras, salidas de la mano y de la mágica voz de Jesús de la Rosa, abiertas a infinitas lecturas e interpretaciones. Talento no les faltaba. Una banda infinita, intemporal, viva.

5. Ramoncín - Corta (1982 - EMI)


Sí, tengo y me encantan los trabajos de este tío, del primero hasta Al límite, vivo y salvaje (incluido), en cuyo concierto de parte de la grabación en la sala Jácara de Madrid asistí. Considero que Ramoncín llevaba, hasta ese momento, una de las carreras más coherentes del rock español, que no puede ser ensombrecida por sus apariciones posteriores en televisión o por su paso por la SGAE. En Corta hizo un trabajo brillante y muy rockero. Una de ellas “El circo del rock” nos sirvió de título y sintonía para un programa que hicimos en Cuenca hace miles de años (sobre 1983) en Radio Bigarda (Libre).

4. Burning - El fin de una década (1979 - Movieplay)


Si hay una banda con actitud y fieles a su propio estilo, esos eran los Burning.

¿Qué estilo? Rock de corte stoniano, enérgico, hecho con sentimiento y con ese puntillo macarra y melancólico que le daban a esas historias urbanas madrileñas cargadas de sexo, drogas y R&R.

En este trabajo, que se escenifica el cambio de década, el irrepetible dúo Toño y Risi, guitarra y voz, brilla con grandes interpretaciones, como ese ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? que hasta trascendió el ámbito musical para convertirse de la noche a la mañana en una expresión de uso habitual por la gente, acrecentado, todo hay que decirlo, por dar título a la película de Colomo.


3. Leño - Corre, Corre (1982 - Chapa)


Mis primeros recuerdos con el rock español son escuchando con los colegas del barrio cintas de casete mil veces regrabadas con temas de Asfalto, Topo, Moris, Burning y, sobre todo, de los Leño.

Rock urbano llamaron a lo que hacían. Una forma de entender el rock que marcó el camino a seguir para muchas de las bandas posteriores. Aunque su primer trabajo tenía calidad de sobra para figurar aquí, prefiero este Corre, Corre. Rock fino, sencillo y auténtico, directo al corazón, los mismos calificativos que le pongo a sus letras. Por desgracia, fue el último de estudio de Leño. Por suerte, daba pie a la carrera en solitario del gran Rosendo.




2. Obús - El que más (1984 - Zafiro)


Un cañonazo de disco que disfruté en directo las veces que pude y que no fueron pocas.

Obús consiguió superar el sonido y el nivel compositivo de los dos anteriores elepés, marcándose un heavy metal maduro y de calidad, a la altura de los mejores que se hacía por esos mundos, y que los colocó en lo más alto del heavy patrio y de su carrera. Les faltó ambición internacional. El Paco y el Fortu han sido una mala influencia en mí que aún perdura.




1. Barón Rojo - Volumen Brutal (1982 - Chapa)



Está claro que iremos al infierno, pero con este disco debajo del brazo.

Disco perfecto de principio a fin, a la misma altura, como mínimo, de los mejores trabajos internacionales. Ninguno de los temas que lo componen tienen desperdicio, todos convertidos hoy en auténticos himnos: “Los roqueros van al infierno”, "Resistiré", "Son como hormigas", "Concierto para Ellos", etc. Temas ejecutados en directo por una formación inolvidable que traspasó nuestras fronteras: Armando, Carlos, Hermes y Sherpa, ponlos en el orden que quieras. Mucha calidad, recuerdos y tralla ahí metida. Sería el disco que me llevaría a una isla desierta.