viernes, 22 de enero de 2016

Exodo - The New Babylon (1988 – Discos Suicidas)





… “Y alcancé a ver a una mujer sentada sobre una bestia salvaje de color escarlata, que estaba llena de nombres blasfemos, y que tenía siete cabezas y diez cuernos ...

La primera entrada del año bien merece un puñetazo en la boca del estómago. Hoy os propongo, para que le peguéis una escucha, uno de los trabajos más brillantes del heavy metal ochentero nacional, que ya es decir, indispensable en cualquier colección. De hecho es uno de los vinilos más buscados a nivel nacional e, incluso más, por los coleccionistas metalheads internacionales que gustan de nuevas sensaciones.   

EXODO se curtieron en esto de la vida y del rock en las funciones de Sestao. Tras grabar un single y un par de demos en castellano, consiguen fichar por Discos Suicidas y sacar al mercado este The new Babylon. Es producido por la propia banda, grabado en los “Pan Pot” Studios de Getxo y cantado, en su totalidad, en inglés por Iñaki Urkizu, que los defiende decentemente con un toque personal, logrando sus mejores momentos en los tonos más power. 

Ocho temas variados, mezcla de heavy, speed y power, con unas guitarras, las de Quique Villegas y Arbi (José Luis Arbide), que se salen y que no están nada mal para ser un debut. 






La cara A empieza muy cañera con “Groups of defense” que tiene uno de los mejores estribillos del disco y con una excelente base rítmica que corre a cargo de Koldo Pizarro a las baquetas y Seni López a las cuatro cuerdas, uno de los temas más logrados. El segundo corte, el más épico, es el que da nombre al disco, otro buen tema. Buena muestra del poder de las guitarras las tienes en los solos centrales de “Groups of defense”, “Just one day” o “Thunders in the sky” que tiene un inicio galopante y donde la voz de Iñaki brilla por sí sola. La explicita “Sex”, aunque sólo sea por el título, fue tema utilizado por la compañía como single, suena moderna de principio a fin, sobre todo en su minuto inicial y final, aunque engancha menos que el resto de cortes. Los tema más speedicos, no sé si se puede decir así, los encontramos en “Born to be wild” y en “Sons os the nigh”, otras dos canciones que no os debéis dejar en el tintero, la segunda quizás la más exportable del trabajo, la que más me gusta. Ni mucho menos el tema que cierra la cara B y el LP, está de más o de relleno, “Heart in flames” pone el contrapunto al resto de temas, un potente medio tiempo que va de menos a más.






Inexplicablemente The new Babylon pasó desapercibido y sigue siendo uno de las trabajos más desconocidos del rock español, una lástima. Como también lo es que no hubiera un segundo trabajo para comparar ya que tras un par de años defendiendo este LP en directo la banda se separó.

Por cierto, excelente portada de Javier López. Y por no dejarme a nadie, Guillermo Garmendia metió teclados.

Buen fin de semana peña.

Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y estaba adornada con oro y piedra preciosa y perlas, y tenía en la mano una copa de oro que estaba llena de cosas repugnantes y de las inmundicias de su fornicación. Y sobre su frente estaba escrito un nombre, un misterio: “Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra”…

Revelación 17