jueves, 26 de diciembre de 2013

Los mejores discos de rock de 2013


Decíamos ayer”, como bien indicaba en Salamanca mi paisano Fray Luis de León. Fue ayer cuando nos devanábamos el coco para hacer la lista de los mejores álbumes del pasado año, léase los que más hemos escuchado o los que más nos han llamado la atención, y aquí estamos de nuevo elaborando la lista de este 2013 que se nos va. 

Reapariciones de bandas y solistas veteranos con dispar acogida, material de bandas consagradas que nunca fallan, resurrecciones de bandas ochenteras, cansinos directos publicados a falta de material nuevo que llevarse a la boca, grupos que están madurando y futuras promesas que han alcanzado un buen nivel, eso sí, todo ello dentro del rock, metal, hard y sonidos afines. 

Como por aquí nos gusta del rock nacional, para complicar más la elección de doce discos (me gusta este número) más uno, he escogido entre ellas seis bandas españolas, dos de ellas cantando en inglés (cuestión que por suerte cada vez nos extraña menos), más el extraordinario trabajo del amigo Ricardo Moreno,  sin que esté establecido ningún tipo de orden o preferencia. 

No me han decepcionado “13” de Black Sabbath. Sin pretender éxitos de los 70-80 del pasado siglo, cuando pensábamos hace un año como sonaría el nuevo trabajo de la banda, sin duda sería el que hemos encontrado en este álbum. Con toda seguridad será en muchas listas el mejor álbum del año. 


Siguiendo con veteranos, sonido brutal e inconfundible en “Aftershotck” la nueva propuesta  de Motörhead, que no se han bajado ni un ápice del sonido que les ha hecho de los más grandes del heavy, ya sabes “Somos Motörhead y tocamos rock & roll”. Esperemos la pronta recuperación de Lemmy. 


Y si de calidad y ritmo hablamos, de lo mejorcito del año lo trae Michel Monroe con su nueva propuesta guitarrera: “Horns and Halos”, toda una delicia. 


Y hablando de discazos, el último de Alter Bridge, la banda de Miles Kenned. Calidad, carisma y potencia no les falta en “Fortress”. Al loro con estos tipos.


Y ahora dos cambios, en principio tenía en lista lo último de Hell y de Stryper, ya veis uno de su padre intentando convertirnos al satanismo  y otro de su madre intentándolo con el cristianismo, pero en el último momento los cambio y sanseacabó. Cosas del directo.

Conocía los trabajos de Five Finger Death Punch, pero el otro día tuve la oportunidad de escucharlos en directos cuando la banda teloneó a A7X en Madrid y me acabaron de convencer con una actuación enorme. Los dos volúmenes de "The wrong side of heaven and the righteous side of hell"editados en marzo y noviembre, respectivamente, son una propuesta arriesgada para los tiempos que corren y más dentro del metal, con dos cojones. Por ese riesgo, sonido y entrega en los escenarios, los incluyo en la lista.
Y la última incorporación, un disco y banda tremendos, recomendada hace tiempo por varios amigos de twitter pero que no tuve la oportunidad de atender sus propuestas hasta estos últimos días. Me refiero a lo último de los suecos Enforcer: “Death by fire”, heavy metal del bueno, todo un descubrimiento, a pesar de tener varios trabajos en el mercado. Imperdonable.


Si complicado ha sido resumir en seis un año de música internacional,  también he tenido problemas con la elección de seis discos nacionales. De entre lo mucho y bueno que da nuestro rock, créanlo ya que si tuvieran difusión lo verían/escucharían con sus propios ojos/oídos, he querido complementar el trabajo de dos viejas glorias, dicho esto con todo el cariño del mundo, con un cuarteto de jóvenes promesas, a sabiendas de que me he dejado en el tintero buenos trabajos como los de Muro, que hemos tenido que esperar 12 años, Leo Jiménez, WarCry, Alquimia, Hardreams  o Sutagar, entre otros. Si tengo que comentar que todos acaban de ser editados en los últimos tres meses y los tengo más frescos que otros editados a lo largo del año, pero en todo caso grandes discos.


Rock rotundo, de calidad, hecho con el corazón y con mucho oficio, son varios de los calificativos que describen la nueva propuesta del maestro Rosendo, más criticón y guitarrero que en los últimos años, y la esperada reaparición de los Burning de la mano de Johnny Cifuentes, del que dimos cuenta aquí hace unas semanas. Imprescindibles ambos.


Y a continuación, sabia joven que hay que tener muy en cuenta, con diferentes propuestas musicales pero con un resultado idéntico: calidad, muy buenos trabajos y bandas con futuro. 

Hard rock melódico de unos tipos madrileños llamados Strangers. “Emotions” es el título de su álbum debut, toda una sorpresa que viene a rellenar en nuestro país un hueco que actualmente está muy, muy vacio. 


Un grupo que sigue la senda de Angelus Apatrida, son los thrash mallorquines Trallery. Ritmo trepidante y constantes cambios de ritmo destacan en su “Catalepsy”. Al igual que el disco de los Strangers cantado en inglés.


Temas de un heavy jóven y enérgico, heavy metal que engancha, son los que configura “Nuestra Ley es esta”,  de los castellonenses Heresy of Dreams.


Y, por último, recién salido del horno, el esperadísimo “Golpea otra vez” segundo trabajo de Döria, perfectas melodías que van y vienen del hard al heavy, del que con solo dos escuchas ya lo he situado entre los mejores del año.


No quería dejar pasar la oportunidad de destacar entre todos los trabajos de este año el esperado EP de título “Betis 41” de nuestro querido amigo Ricardo Moreno, alma de Vodevil Vargas, obra maestra instrumental de rock sinfónico-progresivo-flamenco que fue nominada a los prestigiosos Hollywood Music in Media Awards.

***Nota: Esta entrada fue publicada el pasado sábado 14 de diciembre en la página amiga Zeppelin Rock Sabbath.

- Black Sabbath – 13
- Michael Monroe – Horns and halos
- Enforcer – Death by fire 
- Motörhead – Aftershock
- Five Finger Death Punch  - The wrong side of heaven and the 
righteous side of hell vol. 1 & 2
- Alter Bridge - Fortress
- Rosendo – Venganza torera
- Burning – Pura sangre
- Strangers -  Emotions
- Heresy of Dreams – Nuestra ley es esta 
- Trallery – Catalepsy
- Döria – Golpea otra vez
- Vodevil Vargas – Betis 41




viernes, 20 de diciembre de 2013

Acero – Acero (1983 – Ogro Discos)



A comienzo de los ochenta era muy raro escuchar trabajos de bandas de rock duro que no fueran de Madrid o Barcelona, principalmente, o de alguna otra gran urbe, y ni mucho menos de Alicante, como es el caso.

A finales de 1981 una banda llamada MOSTO queda definitivamente formada por tres viejos amigos: Alfonso Peña un veterano de la escena roquera alicantina a la voz y armónica, Gabriel Caro “Carolo a la guitarra solista y Luis Manuel Cantó a la rítmica; reclutando al uruguayo Héctor Volpe al bajo y Quique Domenech a la batería. 

Deciden endurecer su sonido, cambiar el nombre por alguno más heavy y acorde con la nueva senda que está tomando la banda y currárselo en el Foro, donde se mueve el corrato, para dejarse ver y oír de cara a la posible grabación de su primer material discográfico. Acaba de nacer ACERO.

La oportunidad les llega de la mano del recién nacido sello independiente madrileño Ogro Discos, que significa su primera edición y distribución, metiéndose a grabar y mezclar entre diciembre de 1982 y enero de 1983 en los estudios Colores, comercializándose el plástico en octubre.



El resultado un EP a 45 rpm con cuatro temas mezcla de heavy, rock urbano y blues cañi, que en algunos pasajes me recuerda a Coz y a los Barones. La portada no puede ser más roquera: riguroso negro con el logo del grupo en letras plateadas, hoy sin brillo y desgastada por el uso y por el paso del tiempo. Contraportada con las fotos de los cinco miembros hechas por Toño Santamaría (El agüelo) e inserto con foto, información adicional y las letras de los temas, todos ellos compuestos por la banda al completo.

En la cara A suenan dos cortes 100% heavies: “Vibración” y “Distrito 11”, y en la B, la vacilona y buenrollistaBlues del Colgao”, de la que no os debéis perder letra y vídeo (eran otros tiempos), volviendo al heavy con “Atención” el cuarto y último corte.



Todo hacía presagiar que tendrían la oportunidad de graban pronto un larga duración, pero no fue así y les perdí la pista. Investigando un poco por la red, aunque la banda no ha dejado nunca de existir, he conocido que sólo consiguió grabar un cd en 2003 y que han reaparecido hace unos meses en su Alicante natal. 

Desde aquí les deseamos toda la suerte del mundo, igual que a vosotr@s para este fin de semana pre navideño. 

Aaaaguuuurrr.














martes, 17 de diciembre de 2013

LEGION - Lethal Liberty (1989 - GBBS)



Muy pocos grupos fueron capaces de salir del laberinto en el que se había metido el heavy, el hard y el rock urbano en España para dar un paso adelante en el género y poner toda la maquinaria al servicio de la furia y la velocidad. Hablar de los pioneros del thrash en este país es hacerlo de Muro, Crom, Fuck Off y de Legion. 

Legion proceden de Vilassar de Dalt, Barcelona, donde en 1987 Jonathan Dolcer (bajo, voz), Quimi Montañes (guitarra) y Pep Segura (batería, fallecido en febrero de 2012), se forman como trío, reclutando a Kisko Martínez (guitarra) para completar su primera formación. 

Desde el principio su propuesta está bien definida: riff afilados, toques acústicos, distorsiones, melodías pegadizas, contundente base rítmica y esa voz grave de Jonathan (se nota la influencia de Testament o Metallica, principalmente). Letras inteligentes y críticas que invitan a la reflexión, cantadas en inglés por convicción y para poder hacerse un hueco en el mercado internacional, hecho que no llegó a suceder. Aún no existía internet como hoy lo conocemos...

Tras grabar en 1988 una maqueta con cuatro temas, que posteriormente entrarían en el primer (3) y en el segundo LP, fichan por GBBS Records (que ya tenía en su nómina a Manzano), y en otoño de 1989, producido por Guy Wenger, Peter Eichenberg y la propia banda y grabado en los Aprilia Studios de la ciudad condal, sacan al mercado “Lethal Liberty”, uno de los discos más enérgicos del thrash nacional con el que demostraron que en este país se podía hacer trabajos de primera calidad. 



Con apoyo de promoción (incluida actuación en el programa Plástic de TVE) y marketing por parte de la compañía discográfica –dentro del metal claro está-, el disco tuvo una muy buena acogida de crítica y público llegando a vender  más de 10.000 copias, cifra nada despreciable para un género, una época y un país que no destacaba/a especialmente en infraestructuras y conocimiento de los sonidos más salvajes. Legion se iban a comer el mundo, como alegóricamente muestra la ilustración del monstruito vampiro de la portada, obra de L.B. Vernet,  a punto de hincarle el diente a una bella señorita.

Hoy más que nunca se me hace más difícil destacar algún tema ya que todos son de primera. Quizás el que abre y da nombre al disco por ser un alegato compartido contra las drogas (en la contraportada hay un logo en el que aparece una bota pisando una jeringuilla con el slogan contra la heroína: “BREAK YOUR LETHAL LIBERTY”) y el servicio militar; “Possessed”, el tema que da broche de oro al vinilo “Acid Wath”,” o el único cantado en castellano “Mili KK” que a la postre se convirtió no sólo en el tema estandarte del disco sino de toda su carrera, y cuyo mensaje a un servidor le llegó un poco tarde ya que terminé la susodicha unos meses antes de la salida del disco.



El resultado permitía confiar en mejores entregas y más personales. Así llegó “Mind Training + Por la cara” (1990), con dos vinilos: un espectacular EP cantado en castellano y el LP propiamente dicho que no tuvo la producción deseada (hubo muy pocos medios), y dos años después un soberbio “Labyrinth of Problems” (1992), grabado en los Morrisound Studios en Tampa en Florida, y que dio pie a la separación de la banda. 

Destacar su participación en el Monsters of Rock de Barcelona en 1991 junto a Metallica, ACDC y Tesla, o ser teloneros de King Diamond. 

Temas

Side One
01 Lethal Liberty
02 Rhythm Rider
03 Possessed
04 Mili K.K.

Side Two:
05 Young Soldier
06 Dark Force
07 If You Cross the Line
08 Live for Today
09 Acid Wrath 














domingo, 15 de diciembre de 2013

Los 10 mejores discos de la NWOBHM



Hace meses el amigo Nortwinds nos convocaba en su Motel Bourbon para elegir los mejores discos de la New Wave of British Heavy Metal (NWOBHM).

Seleccioné nueve editados entre 1980 y 1982, que creo fueron los mejores años de este movimiento, más uno de 1984. Hablar de la NWOBHM es hablar de heavy metal y hablar de heavy metal es hablar de Iron Maiden. Poned en el orden que os guste sus tres primeros trabajos y tenéis el cuadro de honor de la lista. 

Los siete restantes para siete extraordinarias bandas  y trabajos, algunas de las cuales aún siguen en activo, y algunas tan influyentes posteriormente como Diamond Head.

Es de justicia mencionar un recopilatorio que supuso todo un impulso al género “Metal For Muthas”. Editado en febrero de 1980 se muestran los primeros trabajos de un puñado de las bandas más destacadas del movimiento, incluidos dos de las primeras grabaciones de los Maiden: "Sanctuary" y "Wrathchild", pero con distinta grabación que en los discos en los que aparecieron. Además el álbum sirvió de base para realizar una gira con algunos de las bandas que participaron en el disco. Tal fue el éxito, que ese mismo año se comercializó un segundo volumen aunque con bandas de menos calidad.

1. Iron Maiden – The Number of the Beast
2. Iron Maiden – Iron Maiden
3. Iron Maiden - Killers
4. Angel Witch – Angel Witch
5. Saxon – Wheels of Steel
6. Diamond Head – Lightning to the Nations
7. Tygers Of Pan Tang – Wil Cat
8. Raven – Rock Until You Drop
9. Tokyo Blade – Night of the Blade
10. Tank – The Power of the Hunter
11. VVAA – Metal for Muthas Volumen I y II

Por cierto el resultado de la encuesta de los mejores álbumes de fue encabezado como por ...

























miércoles, 11 de diciembre de 2013

Ramoncín – ¡Corta! (1982 – Hispavox)




Decíamos ayer....

Sí, tengo y me encantan todos los trabajos de este tío en vinilo. Del primero “Ramoncin y WC?” hasta el “Al límite, vivo y salvaje” incluido, en cuyo concierto de parte de la grabación, la que se hizo en la sala Jácara de Madrid, tuve la suerte de estar. Del resto de trabajos musicales, ya comercializados en formato cd, más intimistas, mucho menos roqueros y de menos calidad, mejor lo dejamos para otro día.

Considero que Ramoncín llevaba, hasta el directo, una de las carreras más serias, curradas, sólidas y coherentes del rock español, que no puede ser ensombrecida por sus apariciones posteriores en algunos programas de televisión o por su paso por la SGAE. Por cierto, no me perdía el “Lingo” concurso que presentaba en la 2 de tve.

Y aunque para mí su mejor disco fue “Arañando la ciudad” hoy he escogido, por motivos sentimentales “¡Corta!”. El tema que cerraba el disco “El circo del rock” nos sirvió de título y sintonía para un programa de radio que hicimos durante unos meses, creo recordar que entre el 83 y 84, en la emisora local conquense Radio Bigarda (Libre). Ha llovido desde entonces…



Los temas siguen el patrón marca de la casa: rock guitarrero, con piano y armónica incluidos, más letras con fuerte carga social en los que se retratan los más variopintos personajes y escenarios marginales de los ochenta en los que, por supuesto, se mezclan el sexo, las drogas-alcohol y el R&R. Canciones como “Valle del Cas” o “Sal de naja” forman parte de lo mejor de Ramón y de la historia del rock español. Y entre ellas una de mis favoritas de siempre, la subidita de tono “Canciones desnudas”, no os la perdáis.

El disco producido por Hispavox, fue realizado y dirigido por Ollie Halshal y el propio auto. Grabado y mezclado en los estudios Hispavox entre abril y mayo de 1982, contó con José María Díez como ingeniero de sonido.Colaboraron metiendo guitarras Salvador en “Calles oscuras”, Rosendo en los temas más roqueros “Valle del Cas” y “El circo del rock”, y un tal Rockin Raymond metiendo bajo en todos los temas, identidad con la que se intentó ocultar a Boz Burrell (fallecido en 2006), bajista de King Crimson o de Bad Company, aunque finalmente su compañía se acabó enterando del asunto y casi lo largan. Completaban los músicos que grabaron el disco el citado Olli Halshal a la guitarra, Zanna Gregmar al piano y Bolle Gregmar a las baquetas, siendo acompañado en varios temas por Juan Perujo.


Encarte y detalle de la contraportada donde se oberva
 la silueta de Boz Burrel en una foto de la grabación

Por no dejar a nadie sin citar, de Diana Polakov es el diseño de la carpeta y las fotos, incluida la famosa de la portada en la que se aprecia a un Ramoncín satisfecho dentro de su chupa de cuero, clavel rojo en la solapa y muñequera –de las que nos hacíamos comprando el cuero, remaches y las tachuelas en una guardicionería que había en la plaza de Pontejos (aún conservo alguna)- y por último, que no “el último”, a Tony Luz que realizó la capeta.

El trabajo fue dedicado como reza el encarte que contiene las letras y créditos del disco a: “Green Peace, Amnistía Internacional, Solidaridad, FMLN y a todas las personas que en el mundo luchan por LA JUSTICIA Y LA LIBERTAD”. Ahí queda eso.

Por cierto, el disco me costó 550 pelas.

Amig@s viniler@s una buena propuesta para este finde. Sed felices, es una orden.

Temas

Cara A:
1. Valle del cas
2. Perdedor
3. Hombres sin alma
4. Atrapado en un semáforo
5. Calles oscuras

Cara B:
6. Sal de naja
7. Canciones desnudas
8. Sopa de gafas
9. Bajando
10. El circo de rock



Sal de naja



Álbum completo


viernes, 27 de septiembre de 2013

Júpiter – Radio Rock’n’Roll (1988 - Polygram)



En la gran mayoría de las entradas nos quejábamos de que el sonido de los discos del rock español de los ochenta dejaban mucho que desear, tenían una producción pésima, por no hablar de la nula promoción ni del apoyo de las casas de discos. Aún así, todos nos gustaban convirtiéndose muchos de ellos en auténticos clásicos. No es el caso del vinilo de esta semana a pesar de su calidad.

En febrero, comentábamos el único trabajo de Goliath, banda madrileña de heavy metal que en 1985 se marcaba un discazo. Como ya dijimos, tras numerosos  problemas, dos de sus componentes Javier Ponce (guitarra) y José Barta (teclados), deciden formar Júpiter reclutando a Narci López (voz), que procedía de Babel (un día de estos les tocan), José Rubio (bajo) y Juan Jesús García (batería).

La nueva banda decide practicar el tipo de hard rock melódico con letras simpáticas y vacilonas imperante en los años finales de la década, plasmando todo su buen hacer en 1988 a través de su primer disco homónimo, todo un clásico de los que hablaba al principio, y, que, por lástima, no lo poseo en vinilo. Se me escapó en su día y hoy es muy difícil pillarlo y si salen no os digo na el precio.




Ese mismo año, la suerte les vino de cara. Fichan por la multinacional Polygram, que se vuelca con ellos: grabación en los estudios Brook House Studios de Drinkstone (Inglaterra), John Eden (Status Quo) como ingeniero de sonido, producción del recordado Mariano García lo que suponía tener sus canciones en la radio, fuerte promoción, conciertos (llegan a compartir escenario con los grandes de la época:  Barón Rojo, Sangre Azul, Banzai, Niágara, …). Pero su segundo y último trabajo “Radio Rock'n'Roll” no cuenta con el beneplácito del personal y no funciona. Poco después la banda se separa ¿Qué fracasó? Yo apunto dos motivos, la invasión musical y estética del  thrash, y que el hard rock melódico nacional no contó nunca con un buen número de seguidor@s.

Un trabajo de calidad, para disfrutar, divertido, basado en un buen sonido, en el que por encima yo destacaría el inmenso teclado (los de Barta, Guillermo Pascual lo sustituyó después de la grabación) que no desmerece a trabajos internacionales, una voz que está a lo que se tiene que estar, coros al más puro estilo americano, guitarras muy curradas, unas contundentes baquetas (Carlos León había sustituido a JJ) y una portada de altura de la mano de José Garzón.
  


No os perdáis ninguno de los temas, pero si no tenéis tiempo no dejéis pasar el que da título al álbum, ni “Chica de fuego” con su sólo de guitarra inicial o la épica “Pagarás mi amor”. Un disco que se abre con este estribillo no puede salir malo:
Por la noche en la ciudad
suena música en un bar.
En la radio se oye una canción.
Más volumen, por favor.
Que me atruene el Rock’n’Roll.
Radio Rock’n’Roll.

Para terminar, una anécdota que leí por ahí. El nombre de la banda, el quinto planeta del sistema solar que recibe el nombre del dios romano, se eligió en un concurso radiofónico. Algo muy impersonal ¿no? Por cierto el vídeo “Siempre junto a mí” no corresponde con un tema del disco pero os lo he dejado en último lugar para que veáis una aparición de la banda en la tele.

Buen finde, sed felices, es una orden.

Temas

Cara A:
1. Radio Rock'n'Roll
2. Deudas
3. Amante del rock
4. Córtate
5. Chica de fuego

Cara B:
6. Rock'n'Roll
7. Voy a por ti
8. Insocial
9. Pagarás mi amor

























viernes, 20 de septiembre de 2013

Sparto – Todos Juntos (1987 – Fonográficas Damitor)



El pasado mes de julio, desde el blog ZEPPELIN ROCK SABBATH de mi admirado amigo Ángel Carrasco (@frailas), y de la mano de Carlos Miñana (@argosjc), administrador del magnífico Rockliquias, que por su puesto desde aquí recomiendo visitar sí o sí y donde "comenta discos un poquito difíciles de encontrar", comenzaba una serie de entradas dedicadas a los discos y grupos poco conocidos del rock “discazos que, por diversos motivos, no han trascendido lo suficiente o, vaya usted a saber por qué, no han ocupado el lugar que se merecen en la historia del rock”.

Con sólo leer los primeros acordes de la primera entrada, recordé a SPARTO, una banda pamplonica de heavy metal y su primer larga duración “Todos Juntos” editado en 1987, una de esas joyas de gran calidad que por hache o por be ha pasado incomprensiblemente totalmente desapercibida para el gran público roquero.

Heavy clásico muy al estilo patrio ochentero, hecho con ganas y sentimiento, en el que destacan muy buenas guitarras, una contundente base rítmica, letras reivindicativas y combativas –algunas de ellas de vigente actualidad-, y sobre todo la voz de Ion escupiendo fuerza y ganas en hacer lo que a uno le gusta y se ha propuesto hacer.



¿Por qué no tuvo más repercusión? Pues vaya usted a saber. Aquí os dejo varios motivos: horribles nombre de la banda y portada, escasa promoción o mediocres sonido y producción, esos últimos lacra permanente en la mayoría de los discos de rock español de aquella época.

No soy yo de comentar o destripar los temas de un disco, tampoco sabría hacerlo ya que no tengo la formación, conocimientos ni el oído necesario para ello –todo hay que decirlo-, pero si os digo que estamos ante un disco cojonudo, que veintesís años después de salir al mercado ha tenido el honor de ser el primero en sonar en mi flamante nuevo plato, que ha llegado a casa tras pasar unas semanas rehabilitándose en “el lugar donde se arreglan los platos de los equipos de música”.

Posteriormente, según he investigado para daros algo más de información sobre la banda ya que les perdí la pista, Sparto editó un EP  titulado “Víctimas, héroes” con el tema titulado “El heavy metal no es violencia” –recordemos el de Bruque-, aunque no tengo muy claro si fue antes o después este mini que el “Todos juntos”, y ya en los noventa llegaron a grabar un segundo disco menos cañero de título "Entre dos fuegos". Actualmente siguen sobre las tablas versioneando a los mismísimos ACDC.

Compañer@s, aún nos quedan un par de días de verano y hay que aprovecharlos. Ya sabéis: buen finde, sed felices, es una orden.

Banda:
Juan Carlos 'Ion' Pino - Voz 
José Luis 'Koldo' Pino - Guitarra 
Augusto 'Tito' Trujillo - Guitarra
Jesús María 'Txutxo' Villarroya - Bajo
Jesús Luís 'Txus' Casanova - Batería

Temas:

Cara A:
1. Traicionado 
2. Volvemos a empezar   
3. Joven rocker   
4. Preso de mi guitarra  
5. Esto no es Vivir 

Cara B:
6. La máquina   
7. Heavy Metal   
8. Libre de ti   
9. Todos juntos